A ti que me diste tu vida, tu amor y tu espacio

Que bonito es ser mamá, parir, estar llena de dudas los primeros meses, no dormir, medio comer, vivir con culpas y conocer ese amor que no se parece a ningún otro. Así es la maternidad, una dualidad; a veces con mucho color, algunos sin sabores, llena de retos y sí, muchas satisfacciones.

Con la maternidad nos toca el festejo: día de las madres. Si corres con suerte te dan un lindo regalo que no sea una licuadora, (yo la agradecería, la verdad), vas a comer a un lugar bonito (atiborrado de gente), te dan flores (que tiras en tres días) y el resto del año se olvidan de tu labor. El 10 de mayo tiene un significado especial para el mexicano; te ponen en el altar de la “madrecita sacrificada”. En nuestro país se nos olvidan muchas cosas cuando se habla de maternidad:

adult-art-baby-235243 (1)

  • Noventa días de incapacidad, lo que implica que dejarás a tu hijo de 45 días de nacido. Si tuviste Cesárea será súper cómodo estar en tu escritorio con tremenda herida, tú faja, baby blue  y la leche brotando.
  • Lactancias frustradas; la falta de información y ningún apoyo para las madres trabajadoras, ni un refrigerador para conservar la leche, ni que decir de algún espacio decente que no sea el baño para hacer extracciones.
  • Lactancias criticadas; ¿Por qué enseñas la teta? Ya está grande el niño para que siga pegado ¿No? ¡Eso ya es pura agua!
  • Pocas oportunidades laborales; “Eres mamá, perdón pero necesitamos alguien que no vaya a estar pidiendo permisos porque el hijo se enferma”
  • Tu festival; si corres con suerte te dejan ir, sino estarás con el corazón destruido atrás de tu puesto de trabajo
  • Machismo; que bonita y santa la mujer que puede procrear, limitándonos a esa labor
  • La mala madre: ¡Aguas! un error te puede costar ser siempre una mala madre, sin embargo el padre siempre será un héroe (más machismo)
  • Jornadas triples; las labores del hogar se convierten en el segundo turno, ¿Y el tercero, ese que es para ti? Apenas si llegas arrastrándote a la cama

No critico, ni victimizo la maternidad, tampoco la veo como un sacrificio, para mi es una elección. Lo que me parece una falsedad es todo el circo, las flores y los piropos a las madres únicamente en ese día, mientras que las condiciones para maternar en nuestro país son risibles.

Tampoco me quejo de los festejos, no diré que es mercadotecnia, solo me gustaría que la maternidad fuera vista más allá de todos los conceptos simplistas del día, que pudiéramos vivirla mejor a lado de nuestros hijos, sin la doble moral de la sociedad. No nos regalen flores, que nos regalen la oportunidad de vivir plenas como mujeres y madres, sin tener que elegir entre ambas, ¿Será que pido mucho?

En fin, me voy preparar para mi festival, escucharé a Denisse De Kalafe, aunque se quejen de la canción siempre terminamos llorando, ademas, oficialmente es mi primer festival y ya llevo los pañuelos en mi bolsa.

1 Comentario
  1. Y disfrútalo que de vdd aunque no se moviera, ver sus mirada fija en ti mientras está ahí al frente lo es todo. Te lo dice una mamá que llora cada festival.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.