Terminal 7 JFK

IMG_6345No sé si fue la suerte, el número metafísico o qué pero hace 3 semanas que llegué a Nueva York esta terminal me dio muchas sorpresas.
Llegué corriendo a mi ciudad favorita me esperaba una nueva aventura; viajé sola invitada por Netflix a un panel sobre los efectos de la serie “13 Reasons Why” en adolescentes y padres.
Claro los nervios no eran para menos, iba a estar frente a personalidades y medios de comunicación mexicanos.
Llegué a la Terminal 7, es muy pequeña, el área de migración era reducido y se podían ver perfectamente todas las cabinas con los agentes que inspeccionan pasaporte y visa.
Estaban dos personas antes de mí y mientras esperaba (sin poder sacar el celular pues está prohibido) levanté la vista y vi pasar a un hombre altísimo, muy delgado y custodiado por 3 mujeres, me llamó la atención que literal se lo llevaron hasta el inicio de la fila de residentes americanos y también que iba perfectamente vestido y peinado todo de negro con un portafolio de piel Montblanc.
Volteó y llevaba gafas oscuras dentro del edificio, eso me confirmó que se trataba de una celebridad, su físico y altura me parecían muy conocidos pues vi su última película 3 veces; la gente lo saludaba y el correspondía con sonrisas y una que otra palabra, era él, no tenía ninguna duda Hugh Jackman, The Greatest Showman, himself, estaba a metros de mi.
Me tocó pasar con el agente migratorio, salí en dos segundos y para mi sorpresa Hugh igual, la banda de equipaje estaba ahí mismo y todavía estaba prohibido sacar el celular (¡Maldición!).
Estuve a nada de decirle “Hugh mis hijos te aman, yo te amo más”, “Hugh firma aquí” y darle mi libreta de apuntes del panel, pero lo vi venir derechito hacia mi y literal me congelé. Ya no traía las gafas y pude verlo a los ojos.
Ninguna fotografía le hace justicia al hombre, es guapísimo y además brilla.
Pasó a 15 centímetros de mi, pude aventármele pero mi branding hubiera quedado en el suelo y mi visa eliminada seguramente; así que sólo disfruté de la vista.
Tomé mi maleta y salí de ahí; en teoría debía de estar un chofer con mi nombre en un letrero esperándome pero no estuvo; esperé unos minutos.
Intenté llamar a la compañía de limusinas que me dieron y nadie contestó. Llamé a las organizadoras y me dijeron que en media hora pasarían por mi. Me senté tranquilamente, no estaba enojada, estaba todavía en shock por Wolverine.
Pasó la media hora y me llamaron del evento para saber si ya iba en camino al hotel y les contesté que no, pero que no importaba, Hugh me tenía caminando entre nubes y podía seguir esperando sin problema.
Fui a la tienda de periódicos y revistas de la terminal para ver qué podía comer mientras aparecía mi chofer. No vi nada y cuando me iba para el otro lado de la terminal la mujer que atendía me dijo: “Amo tu cabello, es hermoso, brilla, te he visto desde aquí que vas de un lado a otro y me llamó la atención; además de que tienes la línea de cabello en pico y eso en mi país significa inteligencia”.
Casi la beso, le agradecí y le dije que hay quienes creen que esa forma de línea de cabello en México, es el signo de las viudas pero que definitivamente me quedo con la interpretación de su país (India).
Me preguntó si era casada, contesté que no, “Divorciada”. Se asombró y exclamó: “Pero por qué?????? Si eres hermosa y se ve que eres muy buena persona, se te nota en tus ojos, lo transmites”.
Primero me reí pero de verdad noté a la mujer que estaba muy consternada, le dije que solo no había funcionado.
Me preguntó si tenía hijos, si el papá ayudaba económicamente, y volvía a cuestionarme: “Pero no entiendo cómo es que se divorció de ti”.
Yo seguía muerta de la risa. Le dije que la verdad gracias a que me divorcié pude seguir dedicándome a lo que me gusta y por eso estaba en NY, que ya estaba mejor.
Me contestó: “Sabes Dios es infinitamente sabio y nos da lo que necesitamos, nos quita lo que no nos ayuda, estoy segura que Él te dará lo que mereces y te pondrá en el lugar indicado”.
Se acabaron las risas ya estaba llorando (y ahorita que lo escribo siguen saliéndome las lagrimas).
Le agradecí y me fui.
Cada que alguien desconocido, de la nada llega y me da estos mensajes, se que es Dios hablándome a través de otros; son sus mensajeros.
Me alejé con un sentimiento de gratitud inmenso por estar en esa ciudad increíble, por ver a uno de mis actores favoritos y estar en un evento importantísimo de Netflix.
Me quedé esperando en total dos horas desde que aterricé en la Terminal 7 del aeropuerto JFK, nunca estuve sola, Dios se hizo presente en todo momento.
Gracias a Dios por todo.

IMG_5979

Irene García
Irene García

Irene García, es @mommychic1, mamá bloguera desde hace más de 4 años, sobre temas de maternidad, crianza y estilo de vida. También forma parte del #StreamTeam de Netflix Latinoamérica y de bbmundo.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.