Amor hasta en la sopa

¿Que mañana es día del amor y la amistad? ¡Yo sin regalo y sin plan para festejar! Me tomo desprevenida otra vez, soy fan de la mercadotecnia y sus fechas festivas; me encanta salir y celebrar. No me hace feliz esperar horas una mesa pero nada que no resuelva una reserva, aunque siendo realista, a estas alturas mejor ni hago el intento y nos dormimos temprano porque al otro día hay escuela.

Hace cuatro años que me pasan ligeramente desapercibido el día de San Valentín, por más que me emociono y tengo la intención de hacer un gran festejo, no pasa de ahí; de la intención. Antes de tener a nuestra hija, ningún 14 de febrero pasaba desapercibido, no es que ya no haya chispa, simplemente las prioridades cambiaron.

pexels-photo-810036No quisiera caer en el cliché de decir: cualquier día se puede festejar el amor, pero esta vez lo diré, primero porque no voy a salir y segundo porque lo he confirmado en estos casi 5 años. El amor se vive desde que abres los ojos a un lado de la persona que amas, es una decisión de todos los días y un trabajo en equipo. Cuando en casa sólo son dos, el amor pudiera parecer más sencillo, es adaptarte al otro, conocer sus defectos y virtudes, saber negociar y compartir la rutina del día a día. El reto comienza cuando se suman integrantes; que la rutina no los absorba, no los desgaste, no los anule. Aquí viene lo difícil: a la paternidad hay que sumarle grado de dificultad siendo también pareja.

Entre pañales, desvelos, biberones, berrinches, etc, se nos van unos cuantos años pero un día y sin darte cuenta, llega ese mágico momento que tu mirada se encuentra con la suya, recuperan un poquito de libertad, de espacio y tiempo para ustedes. Al final te das cuenta que ahí habían estado, tú, él y el profundo amor que los unió, solo enfocado a una tercera persona que es el resultado de todo eso.

Cuando una pareja se convierte en padres el amor se demuestra de otra forma; tomando un café caliente después de una noche si dormir, cambiando y bañando a los hijos, viendo la televisión después de un ajetreado día, cocinando una deliciosa sopa, haciendo planes a futuro, yendo al supermercado etc. Hay mil formas de demostrar y festejar el amor, a veces no lo notamos, necesitamos que un día nos recuerden lo mucho que nos amamos y en realidad no hace falta más que observar los pequeños detalles del día a día.

Confieso que sí me gustan estas fechas, pero me gusta más la idea de saber que escogí a la persona correcta para compartir nuestra vida, paternidad, planes y proyectos. Más allá de San Valentin, todas las mañanas entre las prisas y la rutina confirmo que no pude elegir mejor compañero de viaje, ese es el mejor festejo al amor y lo vivo todos los días.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.