Yo sí tengo un hijo consentido

Todas las mamás decimos que no tenemos consentido, imaginen decirle a uno de tus hijos que no es el preferido de la casa, si, suena duro. Hacemos bien en no tener un predilecto. Pero que tan cierto es que no hay uno que quieres más.

Tema polémico, porque obvio queremos a todos de igual manera, pero de todas maneras siempre te preguntan y te pones a pensar que contestarías. Mi mamá siempre decía (sólo somos tres hermanos) y se sacaba la respuesta de la manga “Victor es el consentido porque es el primero” “Grace es la consentida porque es la única mujer” y “Carlos es el consentido porque es mi bebé”, muy astuta ella.

Pero es verdad, creo que la realidad es que cada uno tiene un lugar especial, seguro uno es más cariñoso, el otro más inteligente, el otro más gracioso y así mil y un cualidades que tiene cada uno.

Es imposible querer por lo mismo e igual a cada uno, porque son seres humanos distintos. Esto no quiere decir que quieres a uno más que otro, pero si uno de tus hijos es el deportista estrella, lo vas a admirar por eso y al otro le admiraras que es un picudo en las matemáticas y así.

Luego uno se anda sintiendo culpable por como distribuye los cariños. No mamás, no se sientan mal, es normal, hasta normal es que a veces se desesperen o enojen con sus hijos. Un día la psicóloga me dijo, “Oye Grace, ¿si sabes que son seres humanos, con defectos y virtudes igual que tu?, y como tú a veces no les caes bien, también tienes derecho a enojarte o estar molesta con ellos, eso no te hace mala madre”, me cayó el veinte. Hay cosas que no te gustan a veces de tus hijos. Y se vale.

Entonces si algo te molesta de uno o hay días que el hijo grande es un encanto y el pequeño un torbellino puedes desesperarte, enojarte, ser más cariñosa y sí sentir que te vuelves loca con el encantador. No estas mal, son momentos y son personas diferentes.

Para mi Guillermo es mi consentido porque fue mi primer hijo, es noble y cariñoso y Bruno es mi consentido porque es mi bebé, es tierno y carismático. Y los amo a los dos.

Los dos son consentidos en momentos específicos del día.

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

1 Comentario
  1. me encantó, definitivamente cada uno tiene su momento de predilección y como dices cada uno tiene sus virtudes y sus defectos y así los amamos y aceptamos aunque a veces queramos salir corriendo y luego se nos pase jaja..

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.