La ropa sucia se lava en casa

Con la llegada de las redes sociales, la palabra privacidad pasó de moda. Vemos y leemos de todo; desde blogueras que cuentan su vida y opiniones como si fueran expertas (jaja) hasta el simple mortal que se cree analista político, la que sube sus selfies con una frase motivacional, la que tiene el muro de los lamentos (unos días es intensamente feliz y otros días está en una profunda depresión) y el que postea su aparente vida feliz.  Ahora vemos todo tipo de personajes, convertimos nuestra vida en un escaparate, casi casi como en The Truman Show, solo que nosotros lo hacemos por gusto.

wow-1606892_1920La verdad es que me encanta echar ojo en la vida de mis amigos; ver las fotos de sus viajes, los anuncios de embarazo, las anécdotas divertidas de los hijos y ver a mi familia que vive lejos. Lo disfruto porque en mis redes personales tengo solo a gente con la que tengo una relación o coincidimos en algún momento de nuestras vidas. También tengo contactos que quizá conozco, pero siendo honesta no me detengo mucho en sus publicaciones (no lloren por favor).

Lo que últimamente llama mi atención es la proliferación de grupos, hay de todo y para cada gusto. La mayoría a los que pertenezco son de mamás, bueno, estoy en uno de Community Managers pero son insoportables, se sienten amos y señores de la red, le hacen un favor a Mark Zuckerberg usando su espacio, apenas y entro. En los que soy más activa es en los de mujeres, me di cuenta que estoy en más de 20; Mamitas pasivas agresivas, Mamás que pelean como en el mercado, Mamitas empáticas cuando nos conviene, Pancitas orgánicas y libres de gluten. ¡Me urge depurar!

El punto es que en estos grupos las mujeres le dan rienda suelta a sus intimidades, confesiones y opiniones. Si  el programa Mujer casos de la vida real tuviera nueva temporada, sin duda de ahí sacarían los mejores guiones: La roba maridos, Mi esposo me pegó pero yo lo provoqué, Mis bajas pasiones y travesuras sexuales, Engañé a mi esposo con el Pastor de la iglesia y vivo con culpa, Mi hijo comió algo y le hizo daño (con foto para ilustrar), Mi hijo está ardiendo en llamas, inconsciente y no sé si llevarlo al hospital. ¡Silvia Pinal tendría un hitazo, quizá salvaría a Televisa de la quiebra!

Lo que no entiendo es quién en su sano juicio cuenta ese tipo de cosas a más de 50 mil desconocidas. ¡Ah, pero claro! Empiezan con:

Queridas pancitas, son mis mejores amigas virtuales y quisiera hacer una consulta -y sueltan la bomba- mi esposo me fue infiel y no sé si cortarme las venas o dejármelas largas.

Ya, en serio ¿Esperan encontrar respuesta a sus fallidos matrimonios en un grupo donde la mayoría son desconocidas? . Otro de mis favoritos y bastante común:

Mamitas orgánicas ¿Cuál es su posición preferida?

¿Posición de futbol? o ¿De qué? ¿Por qué 50 mil personas deben saber cómo les gusta el sexo? ¡Ya la privacidad se fue al carajo!

Hay grupos patéticos, y algunos bastante decentes, y digo decentes no porque me espante saber cuál es la posición preferida de 30 mil mujeres, decentes de información, saben hasta dónde compartir y son prudentes. Hace mil años que no posteo un drama ahí, lo hice alguna vez pero recapacité. Nadie va a tomar las mejores decisiones de mi vida, solo yo. ¿Para qué posteaba mis penas en un grupo dónde nadie me iba ayudar?

No seamos ingenuas a nadie le importan nuestros dramas, es entretenimiento, te leen mientras lavan los platos y están esperando que caigas para lincharte entre todas, lo comentan con las amigas, eres tema cinco minutos y después nadie se acuerda de ti. ¡Además señoras, la ropa sucia se lava en casa!

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.