Amigas que abrazan tu alma

Lo mejor que le puede pasar a una mujer es contar con un grupo de amigas que la escuchen y contengan en cualquier situación, que disfruten y celebren sus logros como propios, que la impulsen a crecer y ser mejor cada día.

Siempre he procurado rodearme de mujeres que aporten a mi vida y aunque trato, a veces mi radar falla. Hace tiempo una gran amiga me dijo algo muy cierto; es importante que tus amigas tengan él mismo nivel que tú, no el nivel económico o social, nada de eso; se refería al nivel de felicidad. Me hizo mucho click, cuando tus amigas son felices tienen muchos más que ofrecerte, no envidian tu familia, tu trabajo o tus logros, ellas tienen los propios, así es que mantienen la vibra que necesitas para sentirte acompañada por ellas.

people-2567915_1920Para mí una amiga es aquella que es completamente capaz de empatizar contigo, comprender y aceptar tus malos ratos, darte el espacio que necesitas para agarrar impulso y salir de las malas rachas, está disponible emocionalmente para reír o llorar juntas. Cundo te aplaude lo hace de forma sincera, y cuando limpia tus lagrimas, discretamente limpia las suyas porque siente tu dolor. Sientes en sus abrazos el cariño, lees en sus palabras la lealtad y escuchas de su voz el respeto que se necesita para construir una amistad sólida y confiable.

Con el tiempo he aprendido algo importante: que no toda la que te sonríe es tu amiga. Me he encontrado con mujeres que siempre quieren ir pisando tus talones, discretamente sienten victorias cuando tú fracasas e hipócritamente te abrazan con un puñal en la mano,que esperan clavarte en el momento de más fragilidad, hacen cosas malas que parecen buenas o que quieren hacerte creer que son buenas, por eso es más complicado reconocerlas, te confunden y te hacen dudar.

Hay amistades que maduran con el tiempo, que se alimentan de años y experiencias, en las que incluso hubo alguna disputa pero sobrevivieron a ella y ahora juntas son de acero. Algunas se ganan tu corazón en poco tiempo y sabes que siempre estarán.

Con los años ya no me cuezo al primer hervor con las amigas, no soy como algunas que le dicen “amiga” a todas quitándole el sentido a la maravillosa palabra “amistad”, si te digo amiga es porque te considero una, nunca dire “te quiero” si no lo siento. La hipocresía la uso de forma estratégica (a veces hay que serlo) y quizá más que hipócrita soy diplomática, tampoco soy partidaria de la gente que confunde la sinceridad con la falta de educación. Conmigo es fácil; recibirás lo que des, te desearé lo que me desees y al doble.

Soy muy afortunada de contar con un grupo cercano de mujeres con las que comparto el mismo nivel en el “felizometro” (perdón, invente la palabra) con las que a veces lloro, rio, chismeo, trabajo, desayuno y construyo memorias. Algunas están lejos pero leerlas hace mis días mejores, otras están cerca y disfruto mucho de su presencia física. Son Mujeres que me han levantado cuando las cosas se han puesto mal, amigas que me abrazan no solo con los brazos también con el corazón.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.