Que critiquen y que el mundo ruede

Uff que tema el de esta semana (las críticas) uff, uff. Lo chistoso es que ha sido un tema recurrente esta semana en conversaciones con amigas, los astros se alinearon para que tuviera inspiración y de que escribir.

Recurrente porque siempre hay criticas, el asunto aquí es como reaccionas ante ellas, ya sé, ya sé, hay críticas destructivas y críticas constructivas, se supone que las constructivas vienen de las amigas y las destructivas de esas personas que no se quiénes son ni por qué me conocen.

En fin, yo siempre digo que cuando la crítica destructiva me llega se me resbala cual sartén de teflon, neta, neta si se me resbala, claro, a menos de que sea de una amiga cercana a la cual quiero mucho, entonces sí me tiro al piso y lloro, no se espanten, luego me levanto me limpio las lágrimas y aprendo que esa persona no era mi amiga.

Suena fácil, porque queremos a las personas y no pensamos que vayan a aventar mala vibra o a tenernos envidia, pero les tengo noticias, si, si hay gente así, se dicen tus amigos, pero no hace otra cosa que criticar todo lo que haces.

Y bueno, si es constructiva, bienvenida sea la crítica, aunque admito que cuando me la dan, me la cuentan o son frontales, trago saliva, intento hacer introspección (aunque a veces no funcione) y también lloro, básicamente lloro siempre como se pueden dar cuenta. Nunca son fáciles los madrazos, pues. Pero siempre son bienvenidos si el fin es bueno y amoroso.

Pero regresando a la destructiva, entiendo que la crítica es parte del ser humano, que somos seres críticos que para evolucionar debemos cuestionaros todo y hacer análisis. Sin embargo cuando el buen comentario viene lleno de veneno, es diferente, yo intuyó inmediatamente que la otra persona tiene muchas carencias, que es envidiosa y que su según análisis profundo para evolucionar y mejorar no sirve de nada.

También entiendo que a veces te cansas de tu mejor amiga y sus cosas porque todos tenemos defectos y obvio necesitamos desahogarnos, y va, va, si se juntan dos amigas para hablar de lo intensa que soy, las entiendo, me gustaría sentarme con ellas a criticarme a mi misma que a veces yo misma me canso de mi misma, ¡ay! ¿qué dije?

Lo que me pone mal, es ese veneno envidioso, ese querer lo que el otro tiene y disfrazarlo con palabras llenas de coraje y odio y resentimiento pero que suenan bonito. Lo peor es que esas personas juran que la gente no se da cuenta de sus actos, pero no es así, cuando vas por la vida echando ese venenillo disfrazado contaminas al de enfrente y más que nada te contaminas a ti mismo, te llenas de piedras echadas a perder en tu cuerpo y tu vida no fluye, no crece, no brilla. Y lo peor de todo no eres feliz.

Y luego te preguntas porque no tienes lo que los demás tienen. Sencillo, porque recibes lo que das.

Así que el mundo ruede, yo seguiré feliz con mi escudo de teflón.

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.