El drama de la maternidad

Dicen que ser mamá es difícil, que es un trabajo duro, la verdad si es pesado, cuando están recién nacidos no duermes, bueno ni cuando son adolescentes y todo el tiempo demandan atención, juegos, abrazos, tareas. Hay que hacerla de chofer, hay que desvelarse cuidándolos si están enfermos, hay que ser creativas e inventar luches para la escuela, soportar las miradas cuando hacen un berrinche en la calle, ser juzgadas por todos por tu forma de educar a tus hijos, y un sin fin de cosas que para que les sigo diciendo.

Y también se acabo tu tiempo para ti, tu dinero para ti y tu privacidad. Todo es de ellos y para ellos, y podría decirse que solo pensamos en ellos así que se acabo nuestro libre pensamiento también. Que tragedia ¿no?

Pues ¡No! La verdad es algo que se disfruta mucho, difícil pero lo amamos. Cansado pero lo amamos. No entiendo a las mamás que se quieren colgar medallas como si fuera un sacrificio, un martirio y todo el tiempo necesitan que les aplaudan por todo lo que hacen como mamás o por lo menos que les digan que, que maravilloso y bien lo hacen.

Esta si es queja, hay muchas mamás que ven su labor de madre como algo súper trágico, casi casi son víctimas de sus hijos “Ay, estoy súper cansada porque atendí toda la tarde a mis hijos” y ¿qué? ¿te doy una medalla? o las que hacen algo diferente como colecho o lactancia prolongada “llevo dos años de lactancia exclusiva, es mi súper poder”, a ver no es un súper poder es un don que nos dio la naturaleza a casi todas las mujeres. No eres heroína por darle pecho a tu hijo, por educar a tus hijos, por amarlos.

Nosotras decidimos ser mamás, nosotras amamos a nuestros pequeños, nosotras somos todas heroínas de nuestros pequeños (solo de ellos). La verdad no puedo con las mamás que necesitan ese aplauso extra, que se quejan (en forma de halago) de la maternidad, que difunden todo lo que hacen para que todos vean como son las mejores y sacrificadas madres al puro estilo Libertad Lamarque.

No somos víctimas, dejemos el drama a un lado, somos mamás cansadas pero felices. Y esa felicidad nos da energía para este trabajo duro y maravilloso que es ser madre.

Pd. Y aparte es nuestra responsabilidad.

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.