Que vacios estamos

Hoy iba a escribir un post muy al estilo mío, burlándome de mi misma, ríendome de las tonterías que pienso y de las cosas raras que a veces puedo desear. Sin embargo cambie de parecer y de tono.

Hoy estoy triste, triste porque veo como va cambiando el mundo y como la gente solo ve por si mismo, cero empatía. Si, ya se que suena trillado, pero estas redes nos están matando.

Las redes sociales se han vuelto el lugar de desahogo de muchos, incluyéndome a mi, un lugar donde postear tu vida, lo que sientes y que tus amigos te comenten algo. Si conseguiste un trabajo, todos te felicitan y te desean mucho éxito. Si es tu cumpleaños; mucho amor. Si el vecino tiene fiesta y no deja dormir; todos te dan consejos y así al infinito, desde quejas hasta opiniones.

Pero cada red tiene una personalidad distinta y cada quien decide que postear en cada una: Facebook para los amigos más cercanos y de preferencia con candado, Twitter para las noticias, para leer, para informarte, para conversaciones más abiertas, Instagram, para subir fotos, momentos, recuerdos.

Y todos comentan y todos juzgan. Te expones a lo que piensen los demás, abres tu privacidad ante todos, a su látigo y sus criticas. Gente que ni conoces, ya cree conocerte y tener derecho a dar una opinión. Y te das cuenta que esas opiniones no valen en tu vida porque a ellos, los que no conoces, no les importas. Y descubres que solo quieren ser parte de algo y parte de nada. Que quieren más y más.

Y ves que crece un protagonismo inmenso en cada perfil, en cada red. Todos quieren comentarios amables, amor y reflectores. Y todos creen que ellos tienen la razón de todo.

Y las redes los empiezan a aislar, a dejar solos, a dejarlos consumir, viajes, lujos, moda, memes, status, nada. Y ellos creen que eso es lo importante, se empiezan a perder en la red, se pierden valores, se empiezan a convertir en una imagen vacía, en lo que creemos que queremos ser.

Y notas que todos aparentan algo, algo que no son. Pero esperan que los demás lo crean, lo aplaudan y lo envidien.

Y yo estoy triste porque esto no es real, porque vestirse con la marca más prestigiosa no te hace mejor, porque comer en el mejor lugar, en el más lujoso no te hace nadie, tener miles de seguidores tampoco suma, tener la foto con mas likes no aporta nada.

¿Eres alguien? ¿Eres real? Los reales son los que son seguros de si mismos, los que se quieren y quieren a los demás, los que SON fieles a si mismos a pesar de lo que digan los demás, que aman a todos aunque no sean perfectos, famosos o populares. Por que son parte de una sociedad, aportan y aman. Porque en este mundo lo que llena el alma, es la vida, viajar, escuchar, leer, el arte, el cine, los abrazos, sentir, probar, vivir.

Que daría porque las redes no nos estuvieran matando.

(hablo siendo parte y desde el worldwideweb).

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.