El mejor “amigo”

Hace unos días le platicaba a mi amiga Paz sobre el tema de la semana: “Daría todo por…” y me contaba que no le gusta pensar en los hubieras y menos en volver al pasado xq sabe que cualquier otra decisión borraría a sus hijos del mapa y son lo que ella más quiere. Pero me confesó que a veces sueña con su mejor amigo de la infancia.
Crecieron juntos, eran vecinos y él era como su mantita de seguridad, confiaba completamente en él y me presumía con sus ojos soñadores (mi amiga es una romántica, cursi de lo peor) que sabía que él estaba completamente enamorado de ella pero que ella pensaba: “Equis (no voy a poner su nombre real) no es para jugar, a Equis lo quiero para casarme y no la quiero regar andando con él tan chica, prefiero salir con él cuando estemos más grandes”.
Yo con los ojos de fuera le pregunté: “¿Y qué pasooooo?”
Me dijo que nunca coincidieron que cuando ella ya quería salir con él, él ya tenía novia. Cuando Equis la buscó al terminar con la novia, ella estaba con un galán muy formal y nunca se dio el momento.
Mi amiga con un suspiro de esos que hasta duelen resumió todo en: “Algo o alguien siempre se interponía para que no estuviéramos juntos”.
Al final nunca se declararon su interés el uno por el otro y siguieron siendo amigos.
Los dos fueron a la boda del otro, nunca más volvieron a ser tan amigos; la vida y sus respectivas parejas se encargaron de separarlos y se volvieron amigos del Facebook.
Mi amiga se arrepiente de haberse negado esa relación por pensar en que eran muy chicos o en perder la amistad; de todas formas así fue.
Cuántas relaciones se habrán perdido en el camino por no declararse los sentimientos, por el miedo a perder la amistad, por el miedo a hablar o por sentirse tan seguros del otro y creer que ahí va a estar esperándote.
Paz está divorciada igual que yo y siento que esa decisión no se la ha perdonado, le pesa el haber roto su familia (claro ella no tiene la culpa el otro se lo ganó a pulso) y sigue sintiéndose mal. Desde que la conozco añoraba su “Y vivieron felices para siempre”, creo que eso es lo que piensa que hubiera pasado si se hubiera casado con Equis.
Siempre les digo a mis hijos que se casen con su mejor amigo(a) que sea alguien en quien confíen y que los quieran tanto que nunca les hagan daño. Si también soy una cursi.
Mi amiga me hizo recordar a mis mejores amigos pero bueno, eso será en otro post.
Y ustedes ¿Por qué lo darían todo?

Irene García
Irene García

Irene García, es @mommychic1, mamá bloguera desde hace más de 4 años, sobre temas de maternidad, crianza y estilo de vida. También forma parte del #StreamTeam de Netflix Latinoamérica y de bbmundo.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.