Deseos de una mamá soltera


Estuve casada y mi meta era envejecer junto a mi pareja cuidar a mis nietos y ser felices para siempre.
El cuento no pertenecía al país de la fantasía; en la realidad pasan cosas que nos hacen cambiar de rumbo voluntariamente a fuerza y plantearte nuevos escenarios ante los cambios que presenta la vida.
Hace poco una amiga me preguntó: “Si te concedieran 3 deseos ¿Qué pedirías?”
Una pregunta a la que hace algunos años habría respondido con: una bolsa Louis Vuitton, conocer equis país o ser invisible; de repente me revolvió muchas cosas y me di cuenta de que las prioridades cambian cuando las circunstancias se mueven y que lo realmente importante se puede desear pero también habrá que trabajar por ello.
Medité todo un día y las escribí. Aquí se las comparto:

Salud para mí y para mis hijos, no sólo física sino emocional, espiritual y mental. Deseo sanar muchas heridas, decirle adiós al resentimiento, enojo y tristeza. Quiero cuidarme y que mis hijos con mi ejemplo se cuiden a ellos mismos de cosas y personas tóxicas. Que ellos sean resilentes; ya entendí que no puedo alfombrarles la vida, hay situaciones dolorosas que deben de confrontar y superar por ellos mismos. Darles fortaleza espiritual, que crean en algo superior a ellos en quien puedan creer y confiar. Salud en todos los aspectos, enfocarse en lo que se tiene no en lo que hace falta y agradecer, ser muy agradecidos por todo lo bueno y también lo malo pues nos deja lecciones que nos harán crecer individualmente y en familia.

Independencia económica, ufff después de dejar el currículum descansando años en el cajón, desempolvarlo y volver al ruedo es algo que puede provocarle una crisis nerviosa a cualquiera. Retomar el rumbo, salir a buscar oportunidades, emprender, es todo un reto. Además muchos piensan que es fácil y que de la noche a la mañana se consigue un empleo con el que se puede mantener una familia es que no ha salido al mercado laboral últimamente, pero no es imposible; por eso deseo trabajar en algo en lo que yo sea muy feliz y pueda mantener a mis hijos sin tener que depender de un tercero. Se que poco a poco con mucha tenacidad y esfuerzo esto se logrará, pero un poco de ayuda celestial no está de más.

Viajar; últimamente por cuestión de suerte, amistad y/o trabajo me ha tocado viajar mucho y conocer lugares espectaculares pero sola y después de estas experiencias he reflexionado que eso quiero darles a mis hijos; mundo, espacio y experiencias a mi lado. Las cosas materiales se acaban, se pierden, se dañan pero los viajes quedan por siempre.
Quiero llenar su mente de recuerdos increíbles, quiero enseñarles que a pesar de que algunos sueños terminan siempre vienen nuevos retos no malos ni mejores sino diferentes; que no somos árboles para quedarnos estancados podemos movernos y cambiar. Que lo que permanece estático es porque está muerto y que no podemos controlar lo que hacen los demás sino sólo nuestras acciones.
Deseo que sean buenas personas que sean honestas y éticas.
Si ya sé que todos mis deseos involucran a mis hijos. Es porque estos deseos son de una mamá y lo más importante son nuestros hijos.
Luego les escribiré sobre los deseos de una mujer cuarentona, eso será en otra ocasión.

IMG_9417

Irene García
Irene García

Irene García, es @mommychic1, mamá bloguera desde hace más de 4 años, sobre temas de maternidad, crianza y estilo de vida. También forma parte del #StreamTeam de Netflix Latinoamérica y de bbmundo.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.