Más perdida que LOST

Tanto que me tardé en decidirme, porque la verdad no se me antojaba mucho verla, pero atendiendo al clamor popular de que era lo máximo y buenísima, decidí empezar a ver la serie LOST. Yo sé que a lo mejor estoy un poco desfasada en el tiempo pero como Netflix ahora es la onda, puede que esté en el mejor momento para comentarlo. Todavía no termino y voy en la quinta temporada (así que no me cuenten el final), pero tenía que decirles mi sentir.

Como el título lo dice, estoy más perdida que los sobrevivientes de la serie que cayeron en esa isla, que puede ser todo, menos desierta, porque no termino de entender cuál fue la fórmula del exitazo que fue. A mi parecer cada minuto pasa una cosa más absurda que la anterior, las historias son inverosímiles, cada día aparece alguien nuevo en esa isla que de desierta no tiene nada y más bien es una isla experimento de los malos malísimos que quien sabe qué quieren.

Nada de lo que pasa no es coherente, y entiendo que por ser ficción se pueden obviar cosas o no ser tan coherentes, pero una cosa es que se hagan algunas concesiones y otra es que de plano nada cuadre. Como cuando se estrellan en la isla pasan los días y el gordo sigue gordo, no les crece el pelo, están todos rasuraditos perfectamente, con peinados “inn”, la comida aparece quien sabe de dónde, no tienen problemas para alimentarse, y para acabarla de amolar aparece un oso polar en medio de la selva #QueAlguienMeExplique!!!

Desde la tercera temporada se pone un poco mejor porque de todo lo que pasó en las primeras empiezan a explicar algo (poco) y se entiende un poco más, también hay “flash forwards” (cosas que van a pasar después) y te vas enterando de lo que va a pasar pero no sabes cómo pasó. Hasta eso, los “secretos” que hay le dan un poco de emoción.

Ese es mi balance hasta horita de la serie que espero se resuelva y al final nos cuenten toda la película completa. No “spoiléen” por favor 😉

Mariana García Olsina
Mariana García Olsina

Soy comunicóloga y mi amante es el cine. Ante todo soy escéptica por naturaleza. Soy curiosa, realista y racional (critico todo), la disciplina es el faquir que llevo dentro. Soy tranquila y paciente (nunca pierdo mi centro). Me adapto fácil a las situaciones y soy pragmática. Soy irónica y a veces rayo en el sarcasmo, lo que más me gusta es reírme de mi misma. Creo en la amistad con honestidad y reglas claras. Lo que más me gusta en la vida es viajar.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.