No eres ejemplar

Siempre me quejo que nadie sigue las reglas en este país, menos las cívicas, cada quien se avienta como dios le dio a entender a la calle y a la vida. Parecemos salvajes, la verdad, no lo nieguen.

No quiero echarme porras ni sonar ególatra pero si le echo muchas ganitas a eso de ser un ser humano respetuoso y empático. Que si lo logro al cien es otra cosa. Este tema ya lo hemos platicado mucho, en el blog, con las amigas, en los chats, etc..

El problema es que todos creen, como yo, que ellos lo hacen bien, entonces, ¿en donde esta la falla?, justo en eso, en no ser autocríticos. De nada sirve ir pregonando por la vida que eres el más lindo y considerado, para subirte en tu coche y en cuanto alguien pone la direccional aventar el carro para que no pase.

Si, entiendo que no lo hacemos a propósito y que esta ciudad parece la jungla, pero de verdad deberíamos intentarlo, poquito por lo menos. Yo si me siento bien orgullosa cuando cedo el paso al peatón o dejo que alguien pase. Que eso también esta mal porque lo deberíamos hacer porque es lo que se debe, no porque eres un súper héroe maravilloso y andas salvando las calles del DF.

Bueno déjenme sentir que soy así como súper héroe, es más ustedes también háganlo, si eso es lo que necesitamos para que seamos buenos ciudadanos pues pongámonos las playera de Ironman y adelante (aunque nunca tendremos su casa de Malibu).

En fin todo este rollo para decirles que dejen de decir que ustedes si hacen las cosas perfecto, mejor reflexionen sobre sus actos diarios, tal vez así dejaremos de quejarnos de los demás.. capaz y descubrimos que nosotros somos el caos, capaz y las cosas cambian. Solo digo, capaz..

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.