Te quiero escuchar

De un tiempo para acá se habla mucho de tener una red de apoyo para esos momentos difíciles, es decir amigas, familia o quién sea que te contenga cuando lo estás pasando mal.

Yo estoy a favor de las amigas apoyando a las amigas, pero siento que suena todo muy bonito y romántico cuando lo cuentan así de simple. Cómo si con los consejos de las amigas se solucionara todo, la verdad es que ayudan mucho las muestras de cariño, mis amigas me han alivianado varias veces con sus palabras y me han rescatado de aventarme al piso y quedarme ahí tirada por un rato.

Cuando veo a una amiga pasarlo mal obviamente intento ayudarla, claro, de la manera que pueda y este en mis manos, por lo menos lo intento. Según yo le echo ganas. Creo. Pero las amigas también somos seres complejos, queremos el apapacho, los consejos pero a la hora de la hora depende de que es lo que realmente queremos escuchar o esperamos del otro. Queremos que nos den la razón.

Por ejemplo, cuando vas de compras con la amiga o el esposo o quien sea. Le preguntas ¿cómo se me ve éste vestido? Si te dicen que esta padre y luces genial, sonríes y después decides si lo compras, te sientes bonita y feliz. Pero si te dicen “oye no te favorece” o “se te ve mal” o no se.. me ha tocado que se molestan, se presta a malas interpretaciones y lo que empezó como un consejo sano termina en un resentimiento.

Todo esto para decir que hay veces que por más de que quieres ayudar a alguien, la persona solo esta esperando que le des la razón. Si te animas a decir la verdad, se ofenden o hasta puedes perder la amistad. Regresó a mi comentario inicial, somos seres complejos, lo ideal es ser autocrítico, escuchar e intentar mejorar. Si no aprendemos a escuchar seguiremos en el hoyo, no cambiaremos y nunca funcionaran nuestras redes de apoyo, porque es más fácil cerrar los ojos y continuar con nuestros patrones, elegir a las amistades que nos dan por nuestro lado y no ver la parte que nos corresponde a nosotros mismos para estar bien.

Antier le pregunte a una amiga “¿tú me dirías la verdad?” y me contestó “No, me daría miedo perder tu amistad”. Esto me dejo pensando que debo cambiar mi manera de recibir las criticas ajenas, yo si quiero que me digan la verdad, siempre y en mis momentos más difíciles, solo así podré darme cuenta que estoy mal. Agradezco su respuesta que como siempre fue sincera. Me dedicaré un poco más a la reflexión y a escuchar a los demás. Solo así, realmente mejorará mis situación.. o mejor me quedo calladita y no pido ayuda.

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.