La tragedia del agua destilada por quimioterapia

Qué difícil es contenerse cuando se oyen las historias de nuestros ilustres personajes políticos mexicanos que, en esta ocasión, en Veracruz, acusan al gobernador fugado porque se robó millones de pesos, y además, ahora sabemos que en vez de darles un tratamiento de quimioterapia a niños en un hospital, les administraron agua destilada o un placebo, que es todo menos la medicina que se necesita para curarse de una enfermedad horrible y que cada día suma más muertes en el mundo, como es el cáncer.

Y es difícil contenerse porque es increíble que hayan llegado a ese grado de atentar contra la vida de niños, niños que son la concepción más pura del ser humano porque todavía no han vivido lo suficiente como para saber de la maldad humana, y perdón si me estoy viendo muy cursi o exagerada, pero es real, era lo único que le faltaba a este país, atentar contra la vida de niños que además son de los más desfavorecidos porque no cuentan con recursos para ir a otro tipo de hospitales, y se tienen que atener y aguantar a lo que estos médicos y enfermeras les digan y les suministren, sin tener oportunidad de pedir una segunda opinión porque es imposible económicamente para ellos. Y todo por robarse unos (o muchos) pesos, que en realidad no valen la vida de estos niños y el crimen de lesa humanidad que están perpetrando, que hasta de genocidio podría ser catalogado.

Si lo vemos del otro lado, que el gobernador en turno se está inventado la historia para dejar en mal al otro, sigue siendo exactamente lo mismo, igual están usando a esos niños (y sus papás) que no tiene manera de defenderse, porque nada más piensen que esto pase en un hospital de primer nivel, los clientes estarían demandando con los mejores abogados. En este caso, no se ha sabido nada de los niños, si es que vivieron, murieron, o lo por lo que estén pasando sus papás. En realidad los niños quedan hasta el último y no cuentan, al fin y al cabo son niños olvidados que nadie aboga por ellos, no se vislumbran como el futuro de México y sus familias no tienen los medios para eso, es más, quien sabe si están enterados del asunto, porque obviamente ver las noticias o leer un periódico sería lo último que harían, no pasa por sus mentes ni es su hábito.

Y otra vez, en este país, que es el país de “no pasa nada”, los políticos mueven todo a su antojo y conveniencia, y nosotros en realidad ya no nos creemos nada porque todo es mentira, pero es que hasta para las mentiras hay que tener gracia y ¡¡tantita madre!! #NoTienenMadre

Mariana García Olsina
Mariana García Olsina

Soy comunicóloga y mi amante es el cine. Ante todo soy escéptica por naturaleza. Soy curiosa, realista y racional (critico todo), la disciplina es el faquir que llevo dentro. Soy tranquila y paciente (nunca pierdo mi centro). Me adapto fácil a las situaciones y soy pragmática. Soy irónica y a veces rayo en el sarcasmo, lo que más me gusta es reírme de mi misma. Creo en la amistad con honestidad y reglas claras. Lo que más me gusta en la vida es viajar.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.