Las 9 cosas más egoístas que puedes hacer

  1. Sentirte la última Coca Cola del desierto: no eres el centro del universo ni el mundo gira a tu alrededor, tú eres sólo una micro partícula de él, #ubícate. Aunque fueras Donald Trump (ok, pésimo ejemplo) eres igual a los demás, practica la humildad y la modestia.
  2. Hacer un favor sólo para recibir algo a cambio: no cultives la reputación de ayudar a los demás sólo cuando necesitas algo de ellas, eso se nota enseguida y la gente lo sabe, trata de ayudarlos cuando lo necesiten, y ya verás que el apoyo de regreso viene solo.
  3. Solo hablar de ti y no escuchar al otro: cuando tomas el micrófono y solo hablas de ti, cuando alguien empieza a hablar le cambias el tema, te volteas como si no te importara o de plano te levantas y te vas, además de ser un súper egoísta, eres un maleducado. Deja la megalomanía y piensa un poco en los demás.
  4. Nunca has hecho voluntariado: ser voluntario te ayuda ver que todo lo que crees que te falta en realidad son minucias a comparación de lo que le puede faltar a los más desfavorecidos. Si te apuntas vas a poder ver lo que hay en el mundo con tus propios ojos.
  5. No sabes compartir: si desde chiquito no querías prestarle a tus amigos tus juguetes, no les ofrecías la mitad de tu sándwich, les apretabas la bolsa de las papas para que agarraran poquitas, nunca has querido compartir, eres un egoísta. Ya a nuestra edad podemos compartir, aunque sea un chicle, ¡piénsalo!
  6. Interrumpes constantemente a las personas: si siempre tienes algo mejor que decir que lo que estás escuchando, es que crees que no hay nada más importante que lo que tú piensas, crees o haces. Es lo peor que puedes hacer, porque además de ser un egoísta consumado, haces sentir pésimo a las personas.
  7. Nunca halagas a nadie: si nunca le has dicho a alguien un cumplido o echado una flor y solo te las echas a ti, el club de los optimistas no te va a aceptar por tu egoísmo. #ÉchaleGanitas y dile algo bueno a alguien de vez en cuando.
  8. No haces cola y te le metes a la gente: si siempre llegas tarde y eres el primero en entrar y no eres nada considerado con la gente que puede necesitar pasar primero, te coronaste como el rey de los egoístas. Espera tu turno, que no te va pasar nada si esperas 5 minutos en la cola.
  9. Llegas tarde a todos lados: cuando llegas tarde a todos lados y siempre porque “así eres” y que los demás se aguanten o no se lleven contigo, pues déjame decirte que sí te vas a quedar solo a la larga. La gente se cansa de eso y llega un momento en que ya no lo permiten más

La moraleja del cuento y algo que te va ayudar a cambiar es: si en una fiesta queda sólo una cerveza, no te la quedes y te la tomes a escondidas, pregunta si alguien más quiere y, o déjalo que se la quede o repártansela entre los dos.

Mariana García Olsina
Mariana García Olsina

Soy comunicóloga y mi amante es el cine. Ante todo soy escéptica por naturaleza. Soy curiosa, realista y racional (critico todo), la disciplina es el faquir que llevo dentro. Soy tranquila y paciente (nunca pierdo mi centro). Me adapto fácil a las situaciones y soy pragmática. Soy irónica y a veces rayo en el sarcasmo, lo que más me gusta es reírme de mi misma. Creo en la amistad con honestidad y reglas claras. Lo que más me gusta en la vida es viajar.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.