Los caminos torcidos de viajar

Una de las cosas que me causan electricidad en la vida es viajar, pero ahora, con todas las disposiciones de seguridad que han implementado, la verdad cada vez es más tortuoso este placer.

Todo empezó con los atentados terroristas del 11 de septiembre, desde ese momento dispusieron que había que llegar al aeropuerto con 2 horas de antelación en vuelos nacionales y 3 en vuelos internacionales. Al principio te abrían la maleta antes de que la documentaras, ahora varía dependiendo el vuelo, aeropuerto o aerolínea, nunca se sabe.

Después de que ya llegaste con tantas horas de anticipación, el calvario comienza cuando hay que pasar la seguridad, en México se hacen colas bastante largas, dependiendo la temporada, pero hay que poner la bolsa de mano en una caja, las maletas o bultos, y en otra caja poner el celular, computadora, iPad, llaves, cinturón, todo separado y a la vista; eso se pasa por los rayos X, o no sé qué rayos es, y uno pasa por un detector de metales, si algo suena, hay que aguantarse la torteada que te dan con las manos y otro detector manual.

Todos los líquidos mayores a 100 mil te los quitan, así sea el perfume más caro que has comprado en tu vida. Y esto es tranquilo porque en Estados Unidos hay que quitarse los zapatos y pasarlos por la máquina, y todo lo que traigas colgando y que suene al pasar el detector también. Si te ven sospechoso te pueden hasta detener y llevar a un cuarto aislado e interrogarte como a un delincuente.

Dependiendo a donde vayas, ya llevas como 4 horas desde que te trasladaste al aeropuerto y todavía ni has volado a tu destino. Ya que pasaste todo eso tienes que a abordar el avión, y si es que no va demorado, que ya es lo normal, hay que hacer colas para subirte. Vuelas a tu destino, si vas a un lugar cercano muy bien, pero hay vuelos de 5, 8 y 12 horas directos. A veces, para ahorrar, te vas a Europa haciendo escala en Estados Unidos y esa es otra tortura porque tienes que pasar migración, sacar tu maleta, pasarla por seguridad y volverla a meter al vuelo de conexión, si es que no lo has perdido.

Llegando a tu destino en Estados Unidos o Europa, viene el proceso de pasar migración, donde siempre tienes que hacer una cola inmensa y cuando ya pasas con el oficial, hacer cara de buena gente porque no vaya a ser que te vea sospechosa y no te deje entrar. Para este momento ya llevas entre 7 y 8 horas de periplo y de ahí a tu hotel. Eso si no te pasó ningún incidente con el vuelo, migración o se te perdió la maleta. De regreso a tu país es lo mismo, es decir, que para viajar pierdes casi 2 días enteros, y si vas 3 días de vacaciones, pues quien sabe si te valió la pena gastar todo ese tiempo. Por esto, viajar se está volviendo cada vez más tortuoso y complicado, pero, por ahora, esto todavía no me impide hacerlo, cuando tenga 80 años ya veremos.

Mariana García Olsina
Mariana García Olsina

Soy comunicóloga y mi amante es el cine. Ante todo soy escéptica por naturaleza. Soy curiosa, realista y racional (critico todo), la disciplina es el faquir que llevo dentro. Soy tranquila y paciente (nunca pierdo mi centro). Me adapto fácil a las situaciones y soy pragmática. Soy irónica y a veces rayo en el sarcasmo, lo que más me gusta es reírme de mi misma. Creo en la amistad con honestidad y reglas claras. Lo que más me gusta en la vida es viajar.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.