Las cartas de face

Cuando el correo era por vía terrestre, aérea o marítima, tardaba mucho tiempo, la gente sabía esperar, una carta era siempre motivo de expectativa y emoción, se tratasen de buenas noticias o no. Escribir a alguien era un ejercicio intelectual y emocional que entusiasmaba. Luego sabemos todos lo que pasó con la llegada del internet pero yo pienso que no se perdió, simplemente lo que representa se transfirió a diferentes medios.

Para mí el correo representa noticias de otros, saber de alguien a quien no has visto, la posibilidad de volver a entablar un diálogo con alguien lejos, una oportunidad de mantener un lazo a pesar de la distancia.

Desde mi punto de vista Facebook hoy en día hace las veces de correo, de todas las redes sociales es la que más se asemeja a esta olvidada forma. FB va y viene con noticias de personas, familiares, amigos dejados en el pasado o lejos de la vida cotidiana. Por eso me gusta, sé que tiene sus detractores pero es ese lugar que sirve de puente de encuentros y es valiosísimo en ese sentido.

En FB me encontró mi mejor amiga de la infancia y aunque hoy está en Oaxaca nos mantenemos unidas por esa vía, de esa forma he podido presenciar su historia de amor, su embarazo y cómo crece su preciosa nena, también puedo estar en contacto con mis hermosos amigos de otros países y cartearme vía Messenger con una de las personas más increíbles que he conocido en la vida y que se fue a España con su amor, puedo ver crecer a los hijos de mi hermano Joako y reírme con sus puntadas, o ver a mis ahijados crecer. Sí, puedo leer los triunfos y caídas de personas que estimo, cómo se enfrentan a desamores, a la vida misma, cómo ven el rostro de la muerte y la trascienden con el paso del tiempo dejándome lecciones para mis tiempos oscuros por venir. Esas son las cartas que esta red social me deja. Muchos la llaman el aparador del ego, el espacio donde tienes mil “amigos” que no conoces, donde la gente pone lo que no es. No lo sé, yo solo sé que mi red está formada de personas entrañables y que aprecio y sus posts son estos correos que me llegan desde donde estén para poder saber de ellos… eso es oro.

Hace unas semanas llegó un nuevo correo con noticias de lejos. Había esperado unos 15 años para encontrarme con esta persona, esperé mucho tiempo esa carta y sabía que FB no me fallaría; es cuestión de paciencia ¿saben? porque eventualmente todos van apareciendo ahí. Este caso no fue la excepción y aunque pasó mucho tiempo, estoy a punto de volver a ver a esta increíble persona para no perder el contacto nunca más, lo sé. Hoy a mis cuarenta pienso que de todas las cosas que he construido y logrado, tener a mis amigos cerca, no perder a personas que considero valiosísimas, es lo mejor que he hecho, el más grande tesoro que tengo.

Me faltan un par por ahí pero Facebook proveerá y cuando llegue el momento haré mi parte para que se trascienda el medio y nos veamos de nuevo, de hecho ¡espero ese momento con emoción!.

 

Aline Ross
Aline Ross

Soy comunicóloga, estratega experta en opinión pública y problemáticas sociales, actriz y fundadora de @lanave_teatro. Investigadora apasionada del ser humano, mexicana con alma irlandesa y vasca, espíritu del norte. Amo cantar, leer, actuar y el silencio. Observo todo el tiempo a la gente, colecciono personajes que encuentro en las calles y en diferentes lugares, amo la lluvia, el frío y las seis de la tarde. Las letras me llenan el alma todo el tiempo; son como un fuego intenso que habita en mí, estas ideas que me dicen: “¡escribe!” y entonces todo brota como un incendio. Prefiero el teatro al cine, el arte contemporáneo al clásico, las grandes ciudades a los mares. Soy de las que ha soñado y trabaja arduamente por un mundo justo abierto e incluyente donde amar sea válido para todas las personas.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.