50 sombras de Grace

¿Ah verdad? Ahora sí se metieron en friega a leer de qué trataba mi post, qué mal pensados de veras, se pasan. Pues no, ese no es mi libro favorito, ese, refiriéndome a 50 sombras de Grey. Lo puse porque dice Olsi que sólo sirvo para poner buenos títulos a mis entradas, háganme el favor, tanto que le invierto a mis textos para que me salga con que eso es lo que más le gusta de mis post. Pero bueno no nos clavemos en la textura, pronto lo superare.

Y sí tengo libro consentido, ya sé que todos dicen que es difícil escoger sólo uno porque tienen muchos y bla bla bla, pero YO sí tengo uno que me encanta. Ahorita les digo cual, es una joya y lo tienen que leer, pero primero vamos a hablar de otros libros.

El primero, el peor libro de todos, el Caralibro, si el Facebook, tan amado y odiado por muchos, hay que mencionarlo porque entre muchas cosas este libro es el libro que le dio en la torre a los libros (valga la redundancia). Es decir, llegó internet y nos quitó tiempo, pero llegó Facebook y todo se fue al carajo, nos distrajo de lo importante y sobre todo, nos alejó de los verdaderos libros, los que nos dejan algo más que el chisme del vecino, el festejo de la comadre o el regalo que hay que presumir del día de las madres, y aclaro, no odio esta red social, pero tampoco puedo estar las horas pegadas a ella, si es adictiva y en un principio caí redondita, luego me aburrió, luego le encontré usos más interesantes.

 

El problema es cuánto tiempo decido estar conectada a FB. Hay gente que está ahí toooooodooooo el día, ¿por qué no mejor tomar un verdadero libro y leer historias más interesantes que el status de “Ya desayuné, ya comí, ya cené, buenas noches” de tu mejor amigo? Yo digo.

Mi libro favorito es como una pintura pero escrita, cada párrafo es un poema, es una pincelada hermosa. No he leído nunca nada mas bello que ese libro. Nada que me fascinara de esa manera.

No coman ansias, pronto les diré cuál es.

Otra nueva faceta de la lectura es leer los libros en dispositivos móviles. Tenemos el Kindle, el iBooks, o hasta por mail te pueden enviar un libro en PDF. Muchos dicen que no pueden, que prefieren tener el libro en sus manos, yo creo que es la nostalgia hablando, suena bonito decir “lo tomé, lo saboreé en mis manos, lo sentí” mmmm no creo, para mi es demasiado romanticismo, yo sólo quiero leerlo, como sea y en la presentación que sea, así que amo los nuevos dispositivos. ¿Por qué? Porque lo llevo a todos lados, lo cargo en mi iPhone, en mi Kindle, en mi iPad. No pesa, no pierdo la página en la que iba (cosa que es desesperante), y lo que más disfruto es que cuando termino de leer por las noches no me tengo que levantar a apagar la luz, la luz la apagué antes de acostarme y mi iPhone se apaga solo. Así que ya está, me duermo y fin. Qué maravilla, lo siento, me encanta!

Ok, pues llegó el momento esperado y después de hablar de todo y nada, confesaré mi libro predilecto. Es muy pequeño y son unos cuentos maravillosos. Siempre he dicho que quisiera tomar fotos como esta mujer escribe, así de harto me gusta. La autora: Marguerite Yourcenar. El libro: Cuentos Orientales.

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.