Estar alerta

julietabuena-2

Últimamente, con tantas cosas para distraernos, no estamos tan al pendiente de lo que pasa a nuestro alrededor como deberíamos. Me refiero a que si estamos haciendo algo, invariablemente estamos con el celular en la mano, chateando, tomando fotos o checando el feis.

Les voy a contar algo que me acaba de pasar para que vean por qué hay que estar alertas y con los cinco sentidos puestos en lo que estamos haciendo.

Voy mucho a un centro comercial de esos que tiene todo: tiendas, bancos, cines y hasta súper. Siempre se me había hecho muy práctico y seguro ya que cuando hay que hacer varias cosas, se puede ir de un lugar a otro sin tener que salir a la calle, con la seguridad de que hay mucha gente y vigilantes.

La semana pasada fui a ese lugar, como siempre, hice varias cosas y al final entré al súper. Tengo la mala experiencia de que hace mucho me robaron la cartera en un súper así que cada vez que voy, me fijo en todo, no suelto la bolsa y trato de ir lo más rápido que pueda.

En uno de los pasillos me topé con un hombre que no llevaba carrito ni nada en las manos. Estaba viendo las cosas de los anaqueles como pensando qué comprar. Como a dos pasillos me lo volví a encontrar y cuando me vio, se volteó a los anaqueles. Dos pasillos más, lo mismo. Se me hizo raro, claramente no estaba ni de compras, ni buscando a nadie.

Agarré bien mi bolsa y seguí. Más adelante me lo volví a topar. En ese momento lo que se me ocurrió fue mensajear a una amiga que vive muy cerca y pedirle si una persona que trabaja con ella podía venir a acompañarme a mi coche para no bajar sola al estacionamiento. Me dijo que no trabajó ese día pero que le avisara a alguien de seguridad porque en ese centro comercial ya habían seguido a otra amiga. Foc. Me empezó a dar miedo.

Perdí al hombre de vista y pensé que tal vez estaba exagerando. Me formé en la fila para pagar y lo vi afuera del súper buscando a alguien. En cuanto me vio se paró. Ahí ya me empezó a entrar pánico. Para mi suerte pasaba por mi caja un señor de seguridad de la tienda. Le dije que creía que alguien me estaba siguiendo y lo señalé. Me dijo que no me preocupara, que él me acompañaría hasta mi coche. En cuanto el hombre vio que estaba hablando con el de seguridad, bajó unas escaleras eléctricas. Nosotros bajamos por una rampa. Pues el hombre ya había dado la vuelta para encontrarme abajo. En cuanto me vio con el de seguridad bajó otro piso. En este momento mandaron a otro agente para seguirlo porque ya estaba muy raro todo. El agente de seguridad muy amable me acompañó a mi coche y me sacó del centro comercial.

No pasó nada, ni siquiera sé si el hombre me quería hacer algo o no pero me dio mucho miedo pensar en lo que podía pasar y no quise averiguar.

Hay historias de estas todos los días, por todos lados y a todas horas. Yo creo que hace mucho la diferencia estar alerta, sin caer en la paranoia pero pendientes de lo que estamos haciendo.

4 Comentarios
  1. Jules,

    Te cuento mi experiencia: Fui a costco con mi mamá y mi bebé cuando tenía dos meses, un pasillo si, uno no, un fulano se cruzaba con nosotros, de repente mi mamá se fue a otro pasillo y el fulano también. En serio no quise entrar en paranoia, pero vi que a lo lejos nos veía, cuando yo quería verlo a la cara él se volteaba y buscaba otro pasillo, un par de pasillos después, por los refrigeradores, yo lo veía por el reflejo y él seguía viendo a mi mamá, que era quien traía a mi hijo cargando todo ese tiempo; le comenté a los de seguridad y me acompañaron a pagar, obvio no quise comprar nada más. Ya en la caja, se me acercó el Jefe de seguridad a preguntarme quién era y casualmente el fulano ya iba de salida; entonces me puse loca cuando dio la instrucción por radio de “por favor, necesito que escolten a unas personas a su carro, no quiero OTRO incidente”.

    Salimos alertas, el tipo iba subiéndose a un carro. Reconozco que manejé rápido y los guardias se pararon para que ningún carro saliera después de mí, lo cual les agradezco. Tampoco sé que podría haber pasado ni lo quiero saber, sólo sé que algo hizo la diferencia y como bien dices, si andamos pajareando, luego ni vemos ciertas cosas…

    Me da gusto saber que nada te pasó.

    ¡Gracias por compartir!

    Les.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.