La esperanza muere al último

BlancaA

Por: Blanca Pérez*

Para muchos esta es una frase muy trillada, cuando en realidad es una gran verdad; sé que hay muchas personas como yo, a las que la esperanza nos da fuerza para salir adelante, para vencer todos los retos que se nos presentan en la vida; es lo que nos impulsa a creer que lo que deseamos es posible.

Desde muy pequeña aprendí que, sin esta, muchas de las cosas que nos suceden no tienen sentido y nos llevan al fracaso cuando todo parece terminar, cuando los pronósticos de vida parecen ser los más oscuros y te dicen que no hay nada que hacer.

A los dos años me detectaron un cáncer muy agresivo, la respuesta de los médicos a mis padres fue que yo estaba desahuciada. Desde ese momento aprendí a luchar, cada examen, cada operación, cada sacrificio era una oportunidad de vida, y todo con base en la esperanza y fe, por más duro que fuera el proceso siempre había una pequeña luz, esa luz que me fue convirtiendo en una guerrera. Fueron muchos años de lucha constante pero siempre positiva, con la esperanza de un día más de vida hasta que logré superar esa adversidad.

Aún con la enfermedad superada vinieron las secuelas de la misma, en las que los pronósticos para ser madre eran casi nulos; sin embargo, esta ilusión siempre existió y soñaba con que fuera realidad, jamás perdí la fe de un día tener entre mis brazos a mi bebé. Hoy quiero decirte que soy madre de tres hermosas hijas que han sido lo mejor que me ha pasado, mis grandes tesoros.

A lo largo de mi vida he comprobado que la esperanza es lo que le da sentido a todo lo que se nos presenta y nos impulsa a hacer nuestros sueños realidad.

Recuerdo otro suceso que marcó mi vida y fue un poco antes de cumplir 15 años: preparando mi fiesta, un gran evento, ensayos con chambelanes como se usaba en aquellos tiempos, todo un suceso…Para no alargar tanto esto, fui a un partido de futbol americano me entró una bacteria en el ojo derecho, fuimos al oftalmólogo, me diagnosticaron conjuntivitis y el medicamento que me dio activó dicha bacteria; estuve internada en el hospital un mes, los dolores eran insoportables, los procedimientos médicos muy duros, doctores que se declaraban incompetentes con el caso, y yo sólo pensaba en mi fiesta, de nuevo con la idea de salir bien librada de todo esto.

Mi familia y mis amigos eran los que me daban la fuerza y las ganas de salir adelante; y así fue, recuerdo que un día vi llegar a un nuevo grupo de médicos oftalmólogos que venían llegando de especializarse en Israel, se enteraron del caso y lo atendieron entre los tres; nuevamente comprobé que el estado de ánimo, las ganas de luchar, la actitud positiva, la confianza y la fe hacen milagros de vida.

Los años pasaron, hice mi carrera en la que salí con mención honorífica, conocí a un gran hombre con el que me casé; a los dos años nació nuestra primer bebé y una nueva prueba se presentó en mi vida: una negligencia médica ponía a prueba mis ganas de seguir luchando, mi vida nuevamente corría un peligro inminente pero tener entre mis brazos a mi niña me ayudaba a estar viva.

Cuando, por fin, después de casi 48 horas los doctores se dieron cuenta de lo sucedido no podían creer que yo no hubiera caído en coma, me llevaron de urgencia de nuevo al quirófano diciéndole a mi esposo que se despidiera de mí porque no sabrían si yo saldría con vida, y en el mejor de los casos tendrían que quitarme la matriz.

Yo estaba consciente de lo que sucedía pero entré a quirófano con la ilusión de salir adelante y de poder disfrutar a mi hija y a mi esposo, con la firme convicción de que esto no truncaría mi deseo de volver a ser madre, y de nuevo volví a salir adelante.

Puedo seguir con sucesos o retos vividos en los que sé que la esperanza muere al último y es la que nos impulsa a seguir adelante ante cualquier adversidad que se nos presente en el camino, nos hace fuertes, seres llenos de optimismo y ganas de luchar por nuestros ideales. Hoy por hoy, soy una mujer sana, feliz, llena de vida, de retos, optimismo, sueños y un gran camino que recorrer.

Recuerda siempre esto: cuando sientas que todo parece terminar y el panorama es de lo más oscuro, cuando la vida parece haber perdido su significado y no hay nada más que hacer, siempre surgirá una luz de esperanza para encontrar un nuevo sentido a la vida, continuar llenos de fe, de entusiasmo y ganas de salir adelante para cumplir con nuestra misión en la vida.

Ánimo, disfruta cada etapa que se presenta, recorre el maravilloso camino de la vida con pasos firmes y con la convicción que todo pasa, los malos momentos terminan y siempre después de un día gris vuelve a salir el sol.

 

*Blanca Pérez. Soy una mujer que ama la vida, positiva y luchona, me encanta leer pero me fascina escribir. Licenciada en Diseño Gráfico y Publicitario, nací en Monterrey, así que regia de corazón, tengo 19 años de casada y soy mamá de tres niñas.

Creo fielmente en el matrimonio y la amistad, disfruto mucho ir al gym, bailar y escuchar música. Soy perfeccionista como buena Virgo y un poco aprensiva, pero una mujer plena y feliz.

 

10 Comentarios
  1. Gracias por compartir experiencias tan difíciles en tu vida. Tienes toda la razon, las ganas y el positivismo son esenciales. La Fe y la esperanza son lo ultimo que muere. Felicidades 🙂

  2. me encanto!!! Esas son ganas de vivir y saber que siempre hay una luz y una esperanza donde nos podemos agarrar y aferrarnos a seguir viviendo! Puedes sentir e imaginar cada palabra que blanca escribe! Dios siempre presente!
    Felicidades blanca por ser una luchadora y triunfadora pero sobretodo felicidades por tus ganas de vivir y ayudarnos a mucha gente a saber que la esperanza y Dios siempre existen!
    Eres consentida de Dios felicidades!

  3. Eres una guerrera incansable y la inspiración para muchas de nosotras tus amigas que te queremos tanto, Te admiro mucho amiga y éxito en este nuevo proyecto de tu vida, mil felicidades tqm.

  4. Felicidades Blanca eres una persona que simplemente no esta lista para dejarse caer o derrotar. Tienes muchas cosas que hacer y aprender en esta vida. Te quiero mucho y me encanta leerte..

  5. Hola Blanca: tu no me conoces pero tu mami Blanca si yo soy muy amiga casi hermana de tus tías Mayra y Nancy. leí tu historia de vida y te felicito por salir adelante y ser una guerrera y querer mucho a la vida. yo tengo un nieto al que amo con todo mi corazón el nació con un problema llamado coartación de aorta lo operaron y me lo dejaron sin caminar ahorita ya camina diferente a nosotros pero al fin camina y hemos luchado mucho mi hija y yo y me incluyo porque hemos estado estos siete años que tiene mi niño de vida juntas al igual que tú es un guerrero mi niño. te mando mi admiración y sigue así de positiva frente a la vida. un abrazo.

  6. Muy inspirador, gracias por compartir: En muchas ocasiones creemos erróneamente que nadie pasa una situación como la que nosotros mismos vivimos y compartir tu experiencia nos hace ver las cosas desde un punto diferente.

    Me encantaría que nos compartieras algún libro que podamos leer. Gracias y un saludo.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.