No me gusta el cibersexo

mariela2

Nada peor que alguien te pregunte: “¿Eres traviesa?” No, bueno, no puedo ni describir todos los adjetivos negativos que se me ocurren y las ganas que me dan de golpear a la persona.

Afortunadamente no me lo han preguntado mucho. Pero hace un par de años, un periodista mexicano, que habita en el extranjero me soltó la preguntita por DM (mensaje directo privado), en Twitter. No pueden ni imaginar mi cara de “plis, dime que no me estás diciendo eso”. No puedo con los ligues baratos en redes sociales, sorry.

Les cuento: el susodicho comenzó a seguirme y yo a él, de repente intercambiábamos tuits, de la situación del país, de alguna noticia, del periodismo en México, nada personal. Hasta que un día apareció por DM para preguntarme dónde estaba trabajando o algo así. Yo freelanceaba para distintos medios, él iba a dar un curso o conferencia y vendría al DF; me invitó. Le dije que trataría de asistir, pero los tiempos se me complicaron. El caso es que empezamos a tener charlas más seguidas a través de estos mensajes.

Yo no recordaba, pero me dijo que me conocía en persona, que alguna vez había ido al periódico donde yo trabajaba y que nos habían presentado. La verdad no me acordaba de él, pero asumí que así había sido. Y entonces empezó con el ligue/coqueteo/tirada de onda. Fue algo así de chafa como: “¿Y todavía te quedan tan bien esos pantalones blancos?” Se me salieron los ojos y se me cayó la quijada.

“No tengo idea de qué me hablas”, le contesté. No recuerdo si ese mismo día o algunos que siguieron empezó con los mensajes traviesos. “¿Qué traes puesto?” Después de “¿eres traviesa?” esa es la peor de todas. Mis respuestas empezaron siendo amables, pero cortantes y casi monosilábicas.

Llegó un momento en que ya me harté, aunque no era diario , cada que aparecía trataba de avanzar en este tema, hasta que le dije: “¿Sabes qué? a mí no me late esto del ciberligue, mucho menos el cibersexo, además de que no eres para nada mi tipo. Que te vaya muy bien.” No me acuerdo si me contestó, pero me dio unfollow. Afortunadamente.

De verdad, nunca he entendido esto de la cachondería a distancia. Lo siento, ni antes de las redes sociales, el WA y los BBM, ni siquiera por teléfono fui buena para tener este tipo de conversaciones a distancia. Ya ni se diga por Skype o cualquier tipo de video llamada.

No puedo, me da una especie de pena propia y ajena que no puedo controlar. Me siento absolutamente idiota hablando sexy con un teléfono, cuanti más escribiendo un mensajito sexual. A lo mejor es la edad, yo qué sé. Nadie me dijo nunca que eso estaba bien o mal, simplemente siempre me ha parecido fatal. A mí. A todos los demás que les gusta y les excita: yo respeto.

Confieso que hace un par de años intenté ponerme candente, vía BBM, con un tipo que conocí en un viaje. Me propuse hacerlo. “Total, ¿qué puedes perder, Mariela?”, pensé. Nunca llegamos a temas demasiado traviesos, pero sí a subir el tono, tomando en cuenta mis estándares. Me reí mucho, fue divertido, pero no tuvo nadita de sexy ni excitante. Lo sabía, no le encuentro el chiste.

Para mí el sexo debe de ser en vivo y a todo color, las caricias, las palabras, el roce de la piel. Para no irme más lejos: los besos. No hay nada mejor que un beso (uno bien dado, claro), y no hay manera alguna de comparar esta sensación con ninguna palabra que nadie puedan decir o escribir a la distancia.

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

7 Comentarios
  1. Jajajaja!!!! No querida!!!! Lo que pasa es que eso no fue cibersexo!!
    Hasta para eso se necesita clase!! Por eso no te gustó, pero un romance cibernético puede ser muuuuy divertido.

    Yo soy un poco como tú, prefiero en vivo y a todo color, pero un par de veces, con alguien que adoraba mantuve comunicación cuando se fue a otro país por unos días y la calentura se mantenía, y la cosa se mantuvo candente, por teléfono (en esos tiempos no existía el cel… o por lo menos ni él ni yo lo usábamos) pero si nos dimos una buena romanceada por FAX!!! Jajajaja!!! Ha sido de las aventuras más divertidas que nunca he de olvidar…

    Otra fue en época de la carrera, una experiencia tipo Anais Nin y Henry Miller, por correo (a la antigüita!!) con puro poema, no, no nos veíamos pero nos mantuvo unos meses esperando ansiosos la carta del otro, fue de lo más romántico!!! Así, que si, te invito a que te des la oportunidad algún día!!!

    Y nooo querida ese travieso me da miedo!!! (y pena propia y ajena también, claaaro!!)

    Querida Mariela, tu que eres mujer de letras, un romance cibernético, es decir cartas de amor que van y vienen… claaaro que es romántico! Pero obvio no con cualquiera!! Jajaja!! Besos

    1. ALi, qué risa. No, no fue cibersexo, porque no me dejé, ¡¡el tipo tenía toda la intención!!
      Ok, un romance epistolar puede ser muy romántico, me imagino, e incluso mandar mensajitos lindos, coquetos o tiernos; lo que a mí no me gusta es lo sexoso a distancia.
      Otra vez gracias por leerme y por tu comentario.

      te quiero,
      Mariela

  2. El cerebro es nuestro órgano más erógeno. Mucho antes del primer contacto físico, si no se te prende el tinaco, no importa cuantas caricias, roces y besos vengan después. La palabra, por su parte, sea por BBM o como la quieras, puede ser acogida por el cerebro con mucho más fuerza que un beso tibio y blandengue.

  3. La verdad yo tampoco lo soporto. No me gusta. He borrado todas mis cuentas de sitios web en los que pensé podría encontrar a alguien pero para tener una relación face to face, no dizque videollamadas por Skype y cosas así.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.