El engaño de la Monalisa

pamelajeanA

La alegre es la traducción al castellano de La Gioconda, la más polémica obra de Leonardo Da Vinci.

¿¡La alegre?!

Desde mi perspectiva, no es precisamente alegría lo que refleja su gesto. Y, desde luego, podríamos tú y yo entrar en este momento en una controversia sin fin tratando de llegar a un acuerdo sobre lo que sus sonrisa expresa, así se nos podría ir el día. Nada expresa, todo y nada; no podemos ponerle un nombre verdadero a esa expresión. Su sonrisa es inolvidable, pero imposible de interpretar.

Curioso ¿cierto?

Porque normalmente si yo te muestro la fotografía de alguien, ambos estaríamos de acuerdo o, por lo menos, muy cerca de estarlo, en tanto a qué es lo que su gesto expresa. Haz la prueba. Fíjate en la imagen que te comparto aquí abajo y pregunta a un par de personas su percepción sobre cada gesto, descubrirás que son capaces de interpretar lo mismo que tú en cada expresión.

Screen Shot 2013-09-05 at 9.10.17 PM

¿Ya te diste cuenta que tanto tú como tus colegas pudieron hacer una afirmación rápidamente y ponerle un nombre a cada expresión? (Haz la prueba en serio, no seas baquetón).

Seguramente ahora te estás preguntando: “¿Entonces por qué la sonrisa de la Mona Lisa nos ha tenido confundidos durante tantos siglos?” (cinco, para ser exactos). Bueno, no es que pretenda que vayas y le cuentes a tus cuates que Pamela Jean llegó en el siglo XXI a descifrar tal enigma y dejar al descubierto a la tal Mona Lisa después de tanto tiempo, no. La meritita verdad es que no fue ni siquiera mi descubrimiento pero sí soy yo la que, por culpa de mi profesión y mi naturaleza inquisitiva, me topo continuamente investigando este tipo de vicisitudes y quien gracias a Diarios en Tacones, tendré la oportunidad de compartir contigo esta interesante y divertida hipótesis.
¿Estás listo? Siéntate. (¡ay, cálmate, Pam!)

Can can can…

Antes que nada, tengo que ponerte al corriente en un tema neurológico que necesitas saber para entender lo que estoy por revelarte. Además, saberlo te va a servir también para tomar decisiones inteligentes en torno a tu comunicación.

Las actividades de nuestro cerebro no están lateralizadas al 100%, como muchos afirman; es decir, no están focalizadas en un hemisferio u otro –todo nuestro cerebro actúa como un engranaje perfecto para generar la más mínima de nuestras reacciones–; sin embrago, es verdad que el hemisferio izquierdo chambea más duro cuando se trata de generar operaciones referentes al lenguaje, las matemáticas, operaciones lógicas y actividades motoras; y el derecho se pone las pilas cuando se trata de reconocer caras, patrones y los componentes emocionales del lenguaje. ¿Ok? De la misma manera, el hemisferio izquierdo es mayormente responsable de producir nuestras emociones de alegría, felicidad y optimismo, así como el derecho de generar aquellas emociones como el miedo, el enojo y la tristeza.

–Pam, ¿entonces si yo me caigo y me pego muy fuerte en el lado izquierdo de mi cabezota corro el riesgo de perder ciertas funciones positivas y volverme más irritable, miedoso y depresivo?

–Sí, tienes la boca atascada de razón. ¡Me sorprende tu capacidad deductiva! #TúMuyBien

Ahora, el lado derecho de tu cara refleja ese proceso emocional producido por tu hemisferio izquierdo (así que tu perfil derecho generalmente se verá más alegre y más amable). El lado izquierdo de tu rostro refleja el proceso emocional producido por tu hemisferio derecho (tu perfil izquierdo proyectará más fácilmente tu enojo, tu tristeza, tu disgusto) Está cruzado, como la mayoría de las reacciones en nuestro cuerpo en referencia con nuestros hemisferios.

De hecho, ambos perfiles en tu cara hablan lenguajes tan distintos que, si pones atención, ¡se ven súper diferentes! Haz la prueba: une dos perfiles derechos tuyos formando una cara y dos perfiles izquierdos formando otra y ¡descubrirás personas completamente distintas!

Así que ahora que tengas que elegir qué perfil usar en qué foto, decídelo inteligentemente de acuerdo con aquello que quieres proyectar. Un tip: tu perfil izquierdo te va a hacer ver más sensual y el derecho más tierno, amable y bondadoso. (Y Pam guiña el ojo derecho como diciendo: “¡no manches la revelación que te acabo de hacer!”)

Ahora sí, camarada, estás a punto de descubrir de qué manera la Mona Lisa nos ha engañado con su sonrisa tanto tiempo. ¿Ya te lo imaginas?

Pues el meollo del asunto está en que ¡tiene los lados de la cara invertidos! Es decir, el perfil que expresa amabilidad, alegría, etc. (que debería de ser el derecho) está del lado izquierdo, y viceversa. Es por eso que su gesto NO es humano y nosotros NO podemos interpretarlo. Como diríamos comúnmente en México: “¡Nos saca de onda!”, nos confunde y no logramos llegar a un acuerdo; esto es porque realmente no está expresando NADA.

Ya vi tu cara de incredulidad y duda en torno a esta afirmación (estoy en todos lados; cuidado, querido lector). Pero para que veas que soy un alma caritativa, me di a la tarea de corregir el error de dedo de mi compadre Da Vinci. Con la ayuda de Photoshop corté la cara de la Mona Lisa a la mitad e invertí los perfiles, obsérvala con atención y veremos si eres capaz de percibir el cambio. Notarás que al momento de colocar cada perfil en su lugar el gesto empieza a parecernos familiar y a tener sentido. Sí, quizás entremos en una controversia de nuevo en torno a si nos mira sonriendo con ternura o simplemente con gusto. ¡Pero al menos ahora su expresión es interpretable! Fíjate:

Screen Shot 2013-09-05 at 9.09.59 PM

Interesante ¿cierto?

Haz tuya esta imagen, hazla grande para que puedas verla de cerca y analizarla con detenimiento. Compártela y platícame tu opinión. Me interesa mucho tu perspectiva. Deja aquí tus comentarios y si quieres enterarte de más datos curiosos sobre nuestro lenguaje y nuestra mente, sígueme en TW: @PamJeanZ para que te cuente todito el chisme o en FB: facebook.com/lenguajemagico

Gracias, viejas lindas de Diarios en tacones, gracias por invitarme a compartir este espacio con ustedes durante un momentito y por echar a andar la ardilla de lectores, como yo, que una vez que las descubrimos, definitivamente no podremos dejar de leerlas. Ustedes son las que día con día, generan en nosotros sonrisas inolvidables.

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

9 Comentarios
  1. Qué chistoso escribes, me pareció muy divertido pero además que interesante lo de la sonrisa de la Monalisa; siempre me ha intrigado y ahora que lo experimenté me parece más dulce y tierna y común y corriente que antes con ese enigma y misterio. Gracias

  2. Gracias a todos por sus comentarios, aquí estoy al tiro del cañón leyendo cada uno de ellos; me da gusto saber que han disfrutado este artículo casi tanto como yo disfruté escribirlo para ustedes y usarlo como pretexto para colaborar en este maravilloso blog.
    Besos a todos y todas =)
    (y guiña el ojo derecho como diciendo “me caen perfecto, you rock, gracias”)

  3. Wow! me encantó, yo siempre he podido notar cuando una foto está al revés, pero no sabía porqué, ahora sé la respuesta jeje.

    Probablemente Da Vinci hizo esta imagen mirando a la modela frente a un espejo.

    Y me supongo que por esto es que nos sentimos tan extraños cuando nos vemos a nosotros mismos en una foto, a diferencia de frente al espejo. Estamos acostumbrados a vernos al revés.

    Muy interesante. Abrazos

  4. Me pongo de pie y te aplaudo!!! siempre había tenido dudas y diversas opiniones (y siempre mías) respecto a la Gioconda, así que gracias por revelar el enigma, me encanto tu forma de escribir, saludos y desde ahora te seguiré para no perderme más detalles de este tipo 😉

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.