Nunca digas nunca

grace1

Eres muy insistente. Definitivamente.

Después de un mes acepté ir a una pseudo despedida. Ahí nos veríamos, no estaba segura. Supongo que tú tampoco.

Qué despedida más extraña, sólo éramos cinco personas y la festejada.

Llegué, no estabas.

Me senté.

Esperé.

No, qué suerte, no estabas.

La última vez que te vi, discutimos por asuntos de política, la cosa no terminó bien. No quería volver a verte, ni siquiera ser tu amiga. (Nunca hay que hablar ni de política, ni de religión, no se llega a ningún acuerdo).

Reíamos todos.

Unas chelas, unos tacos.

Llegaste.

Te sentaste junto a mí.

Volteé, te vi.

¡Nooooo! Te faltaba un diente.

¿Por qué? Ahhh, eras chimuelo.

“No debes juzgarlo por eso, Grace”, pensaba.

No pude: “No lo quiero ver a la cara, si lo veo, no podré evitar fijar mi mirada en su no diente. No, no volveré a voltear”.

Te di la espalda.

Platiqué con Rodrigo.

Platiqué más con Rodrigo.

“Debes enfrentar tus miedos, Grace”.

“¿Qué haces platicando de futbol americano con Rodrigo?”

Por fin lo decidí, no puedo ser tan grosera.

Así que volví a mirar.

Sonreíste.

Tenias todos tus dientes… qué felicidad más inmensa.

Estabas completito.

Nunca olvidaré esa sonrisa.

Y luego…

¡Ocho años juntos!

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

12 Comentarios
  1. ¡Hola Grace!

    Si algo he aprendido es a no decir “NUNCA”….

    He hecho cosas qe “NUNCA” iba a hacer y han sido satisfactorias. 😉

    Saludos y un abrazo.

  2. No cabe duda que la vida te pone en el lugar, el momento y la situación que te toca vivir, independientemente de que digas “Nunca”. Es la vida misma quien te pone las lecciones que te toca aprender pero que jamas pensabas te pasarían a ti con o sin decir “nunca”. Creo mas bien, que es cuestión de expresar tus pensamientos abierta y conscientemente lo que hace que la realidad te golpee con algo inesperado. La prueba esta, que en varias ocasiones en retado al destino diciendo “yo nunca” y nada mas no me pasan!! Por que a final de cuentas lo que importa es que de verdad lo creas y lo sientas para que el destino te demuestre lo contrario.
    Besos prima!

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.