Mientras corría

ixchela1

Mi hermano menor llegó 15 minutos antes de las 7 a mi casa; con maletas en mano, formatos de inscripción, mucha ansiedad y un poco más de actitud salimos rumbo al llamado Coloso de Santa Úrsula para iniciar uno de mis retos deportivos de este año: mi primera Spartan Race, una de las carreras de obstáculos con mayor renombre internacional.

Llegamos a las 7 en punto, nos registramos, firmamos nuestras cartas responsivas, nos entregaron nuestro chip para cuantificar el tiempo y nuestro número de corredor, los tres (mi #NatDe4 también debutó en la Spartan Kids) estábamos lo que le sigue de ansiosos, nuestra hora de salida era a las 8:30, y cada minuto que pasaba nos llenaba de emoción.

Por fin llegó el momento y nos pusimos en la línea de salida, cuenta regresiva ¡a desquitar toda esa adrenalina acumulada! El primer obstáculo, unas paredes de madera para trepar y brincar que me llegaban al cuello me hicieron pensar: “¿En que chingados me metí? ¡soy una especialista con tres hijos! ¿qué estoy haciendo?”, pero sólo fue ese momento. Las pasé sin problemas, la primera trepando, la segunda, rodando por abajo, y la tercera, con orificios en medio, a través, seguimos corriendo.

En realidad no recuerdo muy bien el orden ni la cantidad de obstáculos pero lo más intenso fue subir y bajar las gradas del Estadio Azteca varias veces, primero sin peso y después con un costal de arena; correr cargando garrafones de agua, hacer sentadillas con esferas de tela rellenas de arena, cargar barriles de concreto, escalar telarañas, subir en cangrejo a través de las rampas del estadio, remo, cargar con polea una insignia espartana que pesaba más que yo, brincar la cuerda (no era una cuerda normal, en serio), pasamanos, saltos de cajón, lanzamiento de jabalina, subir una cuerda y tocar una campana, pasar por debajo de alambres en cuatro patas, subir escaleras a saltos con ambos pies atados con una liga… ¡en fin!

Mientras corría sólo tenía en mente a mis hijos, cuando el dolor era insoportable, cuando sentía que ya no podía más y las piernas se me entumían pensaba: “Es por ellos que estoy aquí y TENGO que terminar, mi #Natde4 me está esperando en las gradas”. Y continuaba.

Llegó el sudor, los raspones, los calambres, la falta de aire en las partes más altas del estadio, dolor físico, agotamiento mental, pero jamás hubo sufrimiento, disfruté cada uno de los obstáculos, cada momento compartiendo con mi hermano y cada segundo que me acercaba a mi objetivo.

Finalmente entramos al estadio, corrimos dentro de los vestidores, atravesamos el campo y llegamos a la línea de meta. Ahí fue donde experimenté una de las sensaciones más fuertes de mi vida, cruzar la meta, terminar entera y recibir mi medalla. Sentía en cada poro de mi piel el orgullo de saber que mis únicas barreras, me las pongo yo y que no hay mejor forma de educar a un hijo, que con el ejemplo.

Foto Ixchel 1
Iniciando el reto

Foto Ixchel 2
¡Lo logré!

Foto Ixchel 3
Se predica con el ejemplo, mi #NatDe4

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

25 Comentarios
  1. Creo que entraste a un simulador de lo que es la vida,
    A qué me refiero? Lo imaginas, te ilusiona,
    Te preparas, llegas, dudas pero dices: ya estoy aquí!!
    Te duele, sufres, lo disfrutas y al final la meta!!!
    El triunfo!!!!
    Ya estas lista para los siguientes niveles,
    No solo deportivos, estas lista para el mundo!!!!
    Felicidades

  2. Qué boba soy! Hasta ahorita me entero que era carrera de obstáculos, siempre pensé que era un 5k (así o más distraída) qué experiencia, mucha intensidad! Felicidades de nuevo!!

  3. Ya lo he dicho: me gusta cómo escribes, cómo cuentas las cosas.

    Felicidades por la experiencia ¡eres una guerrera! eso que ni qué 😉

  4. ¡Genial! Muchas felicidades… me quedo con ésto: “mis únicas barreras, me las pongo yo y que no hay mejor forma de educar a un hijo, que con el ejemplo”

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.