“Cuídame a mi hija”

mariela2

De todas las frases que me ha dicho mi mamá en mis 45 años, ésta es una de las que más me ha marcado, y conste que me ha dicho varias ¿eh?

Suena sencilla, pero tiene un trasfondo que ha sido básico en mi vida: Cuídate tu, sé responsable de tu vida. Y si, uno de los valores que más me importan en la vida y el que quiero dejar bien marcadito en María es justamente la responsabilidad.

Que mi mamá me haya entregado la responsabilidad de mi vida para que yo tomará la decisión solita en diferentes momentos de mi vida ha sido increíble, porque además me ha dado la oportunidad de verdaderamente reflexionar acerca de mis decisiones.

Obvio, esto no quiere decir que no he metido la pata mil veces, pero al menos sé que ha sido por mi propio pie. Y es que mi mamá lo hizo tan bien, que incluso se enoja cuando no sigo alguno de sus consejos…pues es que me enseñaste a decidir por mí misma. Y te lo agradezco montones.

Les voy a contar una anécdota que no debería pero fue la primera en la que entendí lo que me decía mi mamá:

En mis juventudes me fui a estudiar un año a Inglaterra y después a viajar con un grupo de amigos (incluido mi novio colombiano) a algunas ciudades de Europa, por un mes. Viaje mochilero, típico.

Íbamos: dos niñas de Monterrey, un amigo de Veracruz, mi colombiano y yo. Pues resulta que a los 15 días de viajar juntos, las hermanas regias y Jorgito decidieron que se iban a ir a otros rumbos, a Suiza. Mauricio y yo queríamos seguir por la ruta que originalmente habíamos planeado. ¿Seguiríamos viajando solos por Europa?

Van a decir que qué ridícula, pero en aquellos años ochenta en los que la comunicación no era tan fácil, fui a un teléfono público y le llamé a mi mamá para contarle el cambio de planes (no pueden negar mi noñez, ella nunca se hubiera enterado, ¿están de acuerdo?). Yo ya era mayor de edad, cabe aclarar, pero no mucho.

Mi mamá escuchó del otro lado de la línea –y del charco– y me dijo: “Como tu veas, nena, tu sabes lo que haces”. ¡Wow! Se me cayó el mundo, yo necesitaba el “permiso” de mi mamita y ella me acababa de entregar mi vida para que la viviera responsablemente.

–Aquí nadie decide por ti –pensé. –Si quieres quedarte y viajar en pareja, va a ser tu opción y nadie va a decidir por ti. ¡gulp!

Recuerdo como si fuera ayer (y ya han pasado más de 20 ayeres) el sentimiento que me revoloteó en la panza. Y la piedrota en la espalda. Ah, esto es crecer, esto es hacerse responsable y madurar.

No entraré en más detalles del viaje, sólo les cuento que decidí seguir con él y viajar 15 días más juntos. Tampoco les voy a contar lo enamorados que estábamos. Ni lo que dejé una noche del 4 de julio en Venecia.

Eso no importa ahora, importa que mi mamá, siendo yo su única hija mujer y la más pequeña de los tres, tuviera la madurez, fuerza e inteligencia de depositar mi vida en mis manos cuando ella considero que su trabajo como mamá ya estaba bien cimentado. Gracias.

Los escépticos dirán que mi mamá no tenía muchas opciones estando del otro lado del mundo, pero ella y yo siempre hemos tenido una comunicación muy clara y estrecha. Nunca lo hemos platicado, pero estoy segura de que ella sabía lo que significaban para mí sus palabras.

El otro día me caché diciéndole a María: “Cuídame a mi hija”, se me quedó viendo y me dijo: “¿Qué?”. Aún es muy pequeña para que yo le entregue su vida, pero sí voy dándole los pedacitos que con sus manitas de cuatro años puede soportar.

No quiero que sea como yo, claro que no, quiero que sea ella, que sea mejor; que cometa sus propios errores, que tome sus propias decisiones en la vida. Yo ahí voy a estar para moldearla de aquí a que crezca lo suficiente. Después estaré para guiarla (si es que me da un poco más de permiso del que yo le doy a mi mamá), y también para abrazarla fuerte y calmar su llanto cuando sus resoluciones la lastime. Y, obviamente, para festejar con ella sus mejores elecciones. #asidecursi

Desde que leí el tema de la semana, empecé a cantar esta canción, ochentera como la anécdota… y como yo:

Grace Navarro
Grace Navarro

En algún lugar escuché que la fotografía detiene el tiempo. Yo nunca he querido detener el tiempo. Pero siempre he querido recordarlo todo. Soy fotógrafa porque la fotografía llegó a mí y no yo a ella. No tengo buena memoria pero tengo muchas fotografías. Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo al DF y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntan dónde he trabajado diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

29 Comentarios
  1. Bellísimo, es todo lo que las madres debemos hacer, es díficil soltar a tus chiquillos pero es más hermoso verlos volar y hacerse cargo de su vida. Así el día que mi hijo cumplió 18 le dije : Siempre vas a tener mi apoyo, siempre voy a estar contigo, pero ahora un paso atrás, desde hoy te entrego tus alas. 🙂

    Un abrazo Mariela

    @MONIRIOS2

  2. Exacto! algo que siempre he admirado en ti, es esa libertad basada en la conciencia y en la responsabilidad, yo creo que es la diferencia… esa llamada, si ella te hubiera dicho qué hacer, en ese momento se convierte en su responsabilidad y tú, hicieras lo que hicieras, habría sido bronca de tu mamá; cuando te dio tu responsabilidad se convirtió en tu experiencia, y ahí empezaste el viaje en serio!!! Que maravilla!! hermosa experiencia, gracias por compartir!! Besos y dile que felicidades!! ha hecho un trabajo inspirador!!

  3. Que padre esta!…te fui leyendo y comenzó a pasar una película por mi cabeza de ese momento en que decidimos tomar las riendas de la vida. Saludos!

  4. Que padre esa confianza y responsabilidad que te dio tu mamá, pero lo mejor es que supiste tomar las decisiones con todo y consecuencias. Ojalá muchas mamás nos atreviéramos a hacerlo. Ojalá yo me atreva a su debido tiempo 😉

  5. Que padre ejemplo, ojalá que todos las mamás les demos las absoluta responsabilidad a nuestros hijos de sus aciones sin reproches ni chantajes
    Gracias por compartirlo Mariela

    Saludos,

    Norma Piña

  6. Me ha súper encantado, a pesar de mi vejez creo que he vivido tan poco, tan poco que nunca había oído esa frase, y me ha encantado, de verdad que es genial y siento que acabo de aprender algo muy importante, algo para poner en práctica. Mil gracias por eso, un beso.

  7. Son las 6 am de la última semana en 6o. de primaria.
    Tengo miedo y emoción… Cada día se acerca más el momento
    Y casa día se sube la dosis de entregar la responsabilidad. Suerte a todas en sus decisiones.

  8. ¡Ay! Me ha llegado mucho, no sé si por haber vivido algo parecido con mi mamá, el hecho de que exista esa confianza en saber de que forma nos educaron y que aún si nos equivocamos, ahí estarán sin juzgarnos.

  9. Wow, que buen concepto: entregarle su vida a tu hijo/a. Lo tendré muy en mente cuando me toque, y ojalá entonces pueda ser tan valiente como tu madre 🙂

    Besos!

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.