¡Cada día me parezco más a mi mamá!

Me acuerdo perfectamente, de niña, cómo me moría de la pena cuando mi mamá reclamaba o exigía sus derechos en algún restaurante o lugar donde nos daban un servicio. La doctora Olsina siempre ha sido de armas tomar y no se deja cuando siente que le quieren ver la cara, es más, cree que siempre le quieren ver la cara; yo le digo de broma que seguro la gente está pensando: “Ahí viene Margarita Olsina, vamos a chingárnosla”. Y en cierta manera tiene razón, no es que se la quieran chingar a ella, pero muchas veces sí buscan chingarse al prójimo y el prójimo es uno. Total que yo crecí con esas imágenes y esos ejemplos, muerta de la pena y diciéndole: “Ma, cállate, no seas tan mala onda ¡la gente es buena!” #EnMiMente.

Por ejemplo, me acuerdo una vez que me desmayé y al caer me abrí el mentón, tuvimos que ir al hospital a que me dieran unas puntadas, pero como fue a causa de un desmayo, los doctores querían “saber”, a través de miles de estudios, el motivo de mi desmayo. En ese momento mi mamá saltó y no permitió que me hicieran ningún examen, se dio cuenta que su interés y “buena fe” eran para ingresar dinero al hospital. #TenChingando

Para acabarla de amolar resulta que pasan los años y físicamente soy muy parecida a ella, hablamos igual, tanto, que la gente nos confunde, tenemos los mismos modos (medio feos de repente) y yo aprendí los mismos gestos y las mismas expresiones, ¿o me las heredó? ¡Ésa es la excusa perfecta!

Y, como siempre pasa, me voy dando cuenta de que mi madre tiene razón en muchas cosas, y la tragedia es que soy igualita, digo lo mismo, repito todo tal cual y, además, lo veo genial. #PlopPlopYRecontraplop

Pero mi madre, a su edad, ya tiene todas estas características más acentuadas, al doble o al triple; yo soy una amateur en esos artes de exigir, reclamar y no dejarme. Aunque ya la entiendo un poco más, creo que se le sigue pasando la mano a veces. Lo bueno es que nunca logro alcanzarla, pero sí me puedo dar cuenta de cómo seré en algunos años. #sufrocomopuercoenmatadero.

 

Mis amigas blogueras y yo nos unimos para esta celebración, quédate a leer.

Mariana García Olsina
Mariana García Olsina

Soy comunicóloga y mi amante es el cine. Ante todo soy escéptica por naturaleza. Soy curiosa, realista y racional (critico todo), la disciplina es el faquir que llevo dentro. Soy tranquila y paciente (nunca pierdo mi centro). Me adapto fácil a las situaciones y soy pragmática. Soy irónica y a veces rayo en el sarcasmo, lo que más me gusta es reírme de mi misma. Creo en la amistad con honestidad y reglas claras. Lo que más me gusta en la vida es viajar.

22 Comentarios
  1. Jajajajaj Olsi, parece que leí la descripción de la Reina del Norte y en parte la mía. Opina exactamente igual que tu mamá, que la gente es “ventajosa”, como le llama, y siempre quiere fregar. No hay ocasión que salgamos a un restaurante y no regrese la carne porque está mal cocida, por ejemplo. Jajaja lo peor es que voy corriendo para allá. Creo que es nuestro destino

  2. Jajajajaja me identifico!!! Mi mamá siempre dice “No es gratis, voy a pagar ó estoy pagando” cuando se trata de ir a un restaurante o cuando compra alguna cosa. Y yo digo y hago lo mismo!!! Hasta sus mismos gestos!!! Jijijijiji Me encanta lo que escribes Marianita!!!

  3. Jajajajaja Olsi, insisto: cómo te quiero caraja! Me has hecho la mañana con tu artículo porque fíjate que me pasaba por el estilo con mi madre adorada, aunque no en el mismo sentido, pero sí hablábamos muy parecido por teléfono y hoy siento que en muchos modos me parezco a ella, también de repente medio mal encarada cuando algo no me parece (igual que ella no lo sé ocultar ni me puedo seguir al estilo hipócrita). Te quiero Olsi. La gente es linda #EnTuMente jajaj :3 Beso y abrazo.

  4. Auxilio!!!! Qué voy a hacer contigo!!!!!
    Es buenísimo y ahora que lo dices pues si tienes cosas parecidas a la Doc. Es verdad que cada día nos vamos pareciendo a nuestras madres y justo en aquello que más detestabamos de chicas..Yo por ejemplo no tolero los ruidos estridentes, los gritos, le bajo a la tv en los anuncios…igual que mi mamá…
    Me pregunto ¿qué es lo que mi hija -inocente criatura- ya detesta de mi?

  5. Comadre!!
    Qué manera tan genial de transmitir lo que a muchas nos pasa nos guste o no.
    Me hiciste reir e imaginarte y lo que es mejor, imaginar a tu mamá por lo que aquí nos dices.
    No sabía que escribias tan bien. Felicidades!!
    Te quiero!!!

  6. Olsi

    Me reí mucho con tu texto, y sabes a mi no me pasa lo de que me parezco a mi mamá, jajajaja siempre hemos sido el agua y el aceite yo creo que por eso nos llevamos bien, pero pensando mejor creo que le tengo que preguntar que tan frustrante habrá sido tener una hija como yo.
    Lo haré y te lo comento jajaja

    te quiero Olsi
    Norma Pina

  7. Me gusta que a pesar de las cosas que te molestaban de tu mamá no te sientas mal de parecerte a ella, creo que eso es bueno, yo soy de las que vivían queriendo ser todo lo opuesto a sus madres y cuando notaba que si quiera teníamos un gusto en común, así fuera una canción, dejaba de escucharla… Bien radical yo…. Con los años he aceptado que vamos a tener cosas en común y que así es la vida. Un gusto leerte.

  8. Como dice Wayne Dyer, decide que quieres si ser feliz o tener la razón! Yo también muchas veces me avergonzaba de lo que mi mama decía o hacia y me juraba no cometer el mismo “error según mis ojos”, ha pasado el tiempo y no dudo haber avergonzado a mis hijos haciendo lo que jure nunca haría! Ellos solo dicen “ay mi mama de veras”! Ups.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.